Solbes rechaza revisar la fiscalidad de la vivienda para dinamizar el sector

  • La desaceleración inmobiliaria y el incremento del petróleo recortan un 27% el superávit del Estado y reducen un 8,2% los ingresos por la recaudación del IVA

Comentarios 2

El ministro de Economía, Pedro Solbes, por boca de su secretario de Estado de Hacienda en funciones, Carlos Ocaña, descartó ayer la posibilidad de que el futuro Gobierno aumente las deducciones por la compra de vivienda habitual para fomentar la demanda del sector ante un periodo de clara desaceleración. Ocaña resaltó que la actual situación del sector requiere la atención de los agentes económicos, aunque rechazó las medidas que esta semana propusieron empresarios y asesores fiscales, que pasan por actualizar la desgravación por compra de vivienda habitual con el fin de reactivar la compraventa de inmuebles. En cambio, aseguró que el Gobierno desarrollará otras iniciativas para hacer frente a la situación, entre las que destacó el fomento de la obra pública y la rehabilitación de los cascos urbanos más antiguos para compensar el descenso de la actividad en la obra privada.

Ocaña explicó que el modelo actual de IRPF ya contempla la deducción por la compra de vivienda habitual y ampliar dicha desgravación "no serviría de nada" porque no beneficiaria ni a los consumidores ni supondría la reactivación del mercado. "Haremos otras cosas", señaló el secretario de Estado, tras insistir, de nuevo, en la necesidad de cambiar el modelo de crecimiento de la economía española para que la construcción pierda peso en el mismo.

Pero la desaceleración inmobiliaria ya está pesando en las cuentas nacionales. El superávit del Estado hasta febrero alcanzó los 9.381 millones de euros, el equivalente al 0,84% del Producto Interior Bruto (PIB), un 27,5% menos que el registrado en el mismo periodo del pasado año.

La caída de los ingresos por IVA, del 8,2% por el parón de la construcción, y la subida de precios del petróleo, explican, en buena parte, que las arcas del Estado presenten una situación menos boyante que a comienzos de 2007. Ocaña admitió que la contracción de la construcción y del mercado inmobiliario ha provocado un fuerte descenso, cercano al 30%, de la recaudación por IVA de este sector. El resultado es que los ingresos por IVA de las pymes se redujeron en los dos primeros meses un 16,6%, una caída que no pudo ser compensada por la mejora del 9% en la recaudación de las grandes empresas.

Al menos, la Seguridad Social obtuvo un superávit, en términos de Contabilidad Nacional, de 7.561,24 millones en los dos primeros meses, un 33% más que en el mismo periodo del año anterior. Del total, la mayor partida (12.700) correspondió a pensiones y prestaciones contributivas, con un aumento del 5,93%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios