España no logra salvar la brecha que mantiene con la UE en I+D

  • El gasto nacional en investigación y desarrollo equivale al 1,16% del PIB, casi 7 décimas menos que la media comunitaria

La I+D continúa siendo una de las grandes asignaturas pendientes de nuestro país. De acuerdo con los datos publicados ayer por Eurostat, la oficina estadística comunitaria, España dedicó en 2006 cerca de 11.400 millones de euros a ese capítulo, cifra que equivale al 1,16% del PIB y que, pese a mejorar un cuarto de punto respecto a 2000, se mantuvo distante de la media europea (1,84%). A la cabeza del gasto se situaron Suecia (3,82%), Finlandia (3,45%) y Alemania (2,51%), mientras que Rumanía (0,46%), Bulgaria (048%), y Eslovaquia (0,49%) fueron los países de la UE que menos fondos destinaron a I+D.

En cuanto a la evolución seguida entre 2000 y 2006, los mayores aumentos en el gasto en investigación y desarrollo se los apuntaron Austria (del 1,91% al 2,45%), Estonia (del 0,61% al 1,14%) y República Checa (del 1,12% al 1,54%). Si se suman las aportaciones de Alemania (58.000 millones de euros), Francia (38.000 millones) y el Reino Unido (32.000 millones) se obtendría el 60% de la inversión total en I+D de los 27.

En 2006, los científicos e ingenieros suponían el 4,8% del total de la mano de obra en la UE. También en este capítulo, España se colocó por debajo de la media comunitaria (4,6%). La mayor proporción de científicos e ingenieros se dio en Bélgica (7,8%), Irlanda (6,8%), Finlandia (6,7%), Suecia (6,5%) y Dinamarca (6%), frente a los registros de Portugal (2,7%), Bulgaria, Austria y Eslovaquia (3% cada uno). El informe de Eurostat pone de relieve que, durante el año tomado como referencia, la industria manufacturera de tecnología alta y media concentraba a 12 millones de trabajadores en la UE, y la de alta tecnología a 2,3 millones, es decir, el 5,5% y el 1,1% del empleo total, respectivamente.

La primera región de la UE en cuanto a empleo en la industria de tecnología alta y media fue, en 2006, la italiana Lombardia (448.000 personas), seguida de la alemana Stuttgart (337.000) y de Cataluña (286.000). Alemania dominó la clasificación, con 11 regiones entre las 20 primeras, situándose a continuación Italia (5) y Francia (2). En cuanto al empleo en servicios que exigen una alta intensidad de conocimientos, tres comunidades españolas despuntaron entre las 20 primeras de la UE: Madrid (quinta posición), Cataluña (sexta) y Andalucía (duodécima).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios