"Endesa está bien posicionada y no nos da ningún miedo la llegada de E.ON a Andalucía"

  • El primer directivo del grupo en la región confía en su fuerza histórica ante la compra por parte del gigante alemán de dos centrales en Cádiz · Critica la "gran presión de las renovables", en especial la fotovoltaica, "que puede morir de éxito"

José Antonio Martínez, director general de Sevillana Endesa, es un hombre tranquilo. Carácter que le ha ayudado a lidiar con una situación de "convulsión permanente". Así define la trayectoria que ha vivido la compañía en los últimos tiempos: tres opas en un año y medio y, actualmente, un proceso de toma de control por parte de la eléctrica italiana Enel y la constructora española Acciona, triunfadoras de ese proceso.

"Ahora se abren nuevas oportunidades para la compañía. Colaborar con una constructora puede aportarnos frescura y nuevas maneras de actuar. También a nivel profesional tiene sus retos", explica. "Respecto a Enel, ellos son colegas, los conocemos porque pese a que hablan italiano, en realidad hablamos el mismo lenguaje, el de la energía. Con ellos podremos lograr importantes sinergias a la hora de hacer compras de gas o de componentes".

La llegada de estos nuevos socios tiene múltiples consecuencias dentro y fuera de la empresa. Por ejemplo: "la suma de Acciona Renovables y Ecyr [filial verde de Endesa] va a crear la mayor empresa renovable del mundo". Ambas firmas tienen importantes intereses en Andalucía, especialmente en eólica terrestre y marina (off-shore) y termosolar.

Las dos han promovido sendos proyectos de megaparques marinos frente a la costa de Barbate (Cádiz) con anterioridad a la entrada de Acciona en Endesa, así como plantas termosolares en Sevilla -Endesa con la familia Hernández Barrera, primer accionista de Ebro- y Córdoba -Acciona quiere construir dos plantas en la localidad de Palma del Río.

"Los proyectos que tenemos ambos no sólo se van a mantener, sino que se van a impulsar otras iniciativas. Los de Ecyr, que son los que mejor conozco, aportan una gran seguridad sobre el retorno de las inversiones porque los emplazamientos están muy bien amarrados, son muy robustos, muy conservadores, si se me apura", asegura. Otra consecuencia importante del triunfo de la opa de Enel-Acciona fue que E.ON, la mayor eléctrica de Alemania, se retiró de la puja a cambio de que el tándem hispanoitaliano le vendiera determinados activos de generación en España. La compra de esos activos se va a cerrar previsiblemente en el primer semestre de este año e incluye, entre otros, dos centrales en Andalucía, en concreto en Cádiz. Una de la propia Endesa -la de carbón de Los Barrios- y, en segundo lugar, la planta de fuel/gas de San Roque (llamada Bahía de Algeciras) y que pertenece a Viesgo.

Esta compañía es, desde 2002, la filial de Enel en España, y pasará a manos de E.ON como parte de ese acuerdo.

"No nos da ningún miedo el desembarco de E.ON en Andalucía. Normalmente, el que viene a generar electricidad aquí también quiere venderla aquí, pero nosotros estamos muy bien posicionados". Martínez, que dirige Endesa en la comunidad y la provincia de Badajoz desde marzo de 2003, recurre a un símil financiero: "Nuestra marca es muy conocida, tiene un gran prestigio y el cliente valora nuestra cercanía, como la de una red de oficinas bancarias".

El directivo sevillano abunda en esta idea al asegurar que, antes de la liberalización del mercado eléctrico en 2003, la compañía había trabajado con intensidad. "Creamos una única comercializadora, Endesa Energía, y transformamos nuestros canales comerciales al tiempo que dinamizábamos los recursos humanos". "Por ello -defiende- hemos ido por delante en captación de clientes y hemos retenido un alto porcentaje de los que ya teníamos, especialmente pymes e industrias".

La llegada de otros operadores en estos años -Unión Fenosa, Iberdrola, Gas Natural y una multitud de promotores renovables- "no nos afecta en nada". "Son colegas y competidores a la vez, vierten a las líneas de Red Eléctrica de España (REE) y ni nos enteramos. Incluso esa red está más fuerte ahora para poder absorber esa nueva potencia", destaca.

Obligado es conocer la opinión de este ingeniero industrial, que empezó a trabajar en Sevillana con 19 años, sobre la eclosión del mercado de las energías renovables. A este respecto, Martínez hace balance del pasado año 2007 y destaca dos circunstancias clave: "Se ha producido una menor presión por parte de la demanda de electricidad respecto a a años pasados, sobre todo en la última parte del año por las menores peticiones de los promotores inmobiliarios". "Esto, unido al empujón definitivo que hemos dado al Plan Alborada, ha permitido rebajar el tiempo medio de interrupción de unas cuatro horas a algo más de dos".

"Por el contrario, en el lado de la oferta, hemos sufrido una gran presión de las renovables, en especial de la fotovoltaica". El directivo explica este hecho por tres factores interrelacionados: "El precio atractivo para los inversores, la disposición de la banca a conceder créditos hasta hace unos meses y la prisa de los promotores para llegar antes de final de diciembre de este año para no acogerse a la nueva regulación, que les haría ganar hasta un 20 por ciento menos".

"El colapso de peticiones es de tal envergadura que ha creado alarma entre las autoridades", advierte. "Nosotros, sólo en Andalucía y sin contar Badajoz, tenemos peticiones para instalar 4.000 megavatios, mientras que el cupo para toda España es de 371", exclama. Y concluye: "Se podría decir que esta tecnología va a morir de éxito".

Además de esta tecnología, hay previstas inversiones multimillonarias en Andalucía, de todas las grandes eléctricas, en otras como la termosolar o la eólica. ¿Cabe todo? Martínez se sonríe y contesta con la siguiente reflexión: "La liberalización de la actividad de generación no está aún redonda, tendría que organizarse un poco mejor la ubicación de las plantas y no dejarlo al libre albedrío de los promotores".

Martínez asegura a renglón seguido que está de acuerdo con los incentivos para que arranquen las tecnologías renovables. Añade que Andalucía "con la mayor insolación de casi toda Europa, debe estar en la vanguardia, pero con un equilibrio". Y aporta una posible salida: "Endesa ha firmado con la Agencia Andaluza de la Energía un acuerdo para fomentar la instalación de paneles solares en tejados de naves de polígonos industriales. Este es el futuro, porque los huertos en medio del campo son ineficientes".

Observando la evolución del mapa energético andaluz, el directivo valora el hito histórico de que la comunidad sea hoy excedentaria y no deficitaria en producción de electricidad. Pero este cambio, logrado con más plantas de gas (ciclo combinado) y más renovables, no sólo es caro, sino poco recomendable, "porque hay que tener un mix diversificado". "Por eso nuestra postura ante las renovables es la de la energía responsable, no vamos con una falsa careta verde", afirma sin dar nombres aunque en clara alusión a Iberdrola.

"Si se sigue introduciendo en el sistema electricidad a un precio alto, derivado de las primas que respaldan su producción con tecnologías aún poco eficientes, al final éste sobrecoste se tendrá que trasladar al consumidor. "Y las industrias pueden decidir instalar plantas fuera de España si sube este precio desmesuradamente".

Precisamente a partir del próximo julio, se eliminan las tarifas para los grandes consumidores (fundamentalmente, la industria) y el primer ejecutivo de Sevillana considera que este tipo de clientes ha asumido y ya está descontando una subida de, al menos, el 20%. José Antonio Martínez está plenamente convencido de que la tarifa doméstica, que regula el Gobierno, subirá de nuevo este año tras el alza de enero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios