EADS replica que la adjudicación del Pentágono ha sido transparente

  • El consorcio acaba 2007 con pérdidas de 446 millones, el peor dato en cinco años

Comentarios 1

EADS salió ayer al paso de las protestas de Boeing por la adjudicación del megacontrato de aviones cisterna para el Ejército de EEUU. Hasta el momento, la compañía había preferido guardar silencio, pero el consejero delegado del consorcio aeroespacial europeo, Louis Gallois, defendió ayer en París que "el concurso ha sido transparente, profesional y justo", por lo que se sorprendió de las quejas por parte de su rival, presentada ayer oficialmente ante el Pentágono. El culebrón comenzó el 29 de febrero cuando la propuesta de EADS y Northrop Grumman logró hacerse con la fabricación de 179 aviones de reabastecimiento en vuelo para el Pentágono por un valor en torno a los 40.000 millones de dólares.

Gallois optó por la prudencia al señalar que desconocía "los aspectos jurídicos" que sustentan las acusaciones de irregularidad en el proceso, pero arremetió contra su contrincante al asegurar que, pese a todo, tienen "el mejor producto", que ya ha ganado concursos en Emiratos Árabes, Arabia Saudí, Australia y el Reino Unido", por lo que la adjudicación "no se ha debido ni mucho menos a la suerte".

El dirigente de EADS sacó, así, pecho con respecto a lo que consideró como "uno de los mayores logros de su compañía". Un hito al que se agarró para dibujar un futuro esperanzador para el grupo, pese a los malos resultados en 2007. "Hemos tenido un comienzo prometedor de 2008 con la adjudicación de este gigantesco contrato, por lo que podemos decir que, después de un camino árido, estamos retomando el ímpetu", resaltó.

Y es que los resultados del ejercicio pasado fueron los peores de los últimos cinco años: el consorcio registró unas pérdidas de 446 millones de euros, frente al beneficio neto de 99 millones de 2006, mientras que los ingresos también sufrieron, aunque levemente, un retroceso (del 1 por ciento), hasta los 39.123 millones.

En este contexto, el principal lastre de las cuentas fue el avión de transporte militar A400M. Gallois concretó que los retrasos del programa -de seis a doce meses- provocaron un impacto negativo en las cuentas del grupo de 1.400 millones de euros. A éstos se sumaron 624 millones por los costes del plan de reestructuración Power 8, otros 350 millones de los gastos de rediseño del nuevo A350, y 200 millones más a causa de la fortaleza del euro frente al dólar (divisa en la que se venden los aviones).

El A400M, cuyo ensamblaje final se lleva a cabo en Sevilla, no cesa de dar dolores de cabeza a EADS. Además de convertirse en el principal obstáculo de los resultados, de cara al medio plazo, pesan sobre él nuevos "riesgos" que podrían retrasar tanto el primer vuelo como la entrega de las aeronaves. "El programa está atravesando un mal momento, pero será estabilizado", vaticinó el consejero de EADS. De hecho se está elaborando una lista de procesos en los que efectuar ahorros. En este sentido, Gallois alabó la labor realizada por el nuevo presidente de EADS-CASA y responsable de la división de Transporte Militar, Carlos Suárez.

"El primer vuelo del A400M está previsto para este verano, pero todavía existen riesgos ligados al motor", aseguró Gallois. Esta pieza clave podría dar otro susto al consorcio, que ya baraja demoras de entre seis y doce meses para la entrega del primer avión -inicialmente octubre de 2009-. De momento, ya ha llegado a Sevilla el primer grupo de motores (cuatro), pero las pruebas para comprobar si todo el engranaje funciona correctamente pueden prolongarse, lo que afectaría a las entregas a la Fuerza Aérea Francesa. Lo que sí va en hora es el montaje del primer fuselaje del aparato, listo ya en la FAL de Sevilla, con lo que se ha iniciado el segundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios