Andalucía y Extremadura son las comunidades menos competitivas

  • Un informe de la Fundación BBVA atribuye al sector servicios el problema de la productividad en España.

Comentarios 83

Andalucía y Extremadura ocupan los últimos puestos del ranking de competitividad entre comunidades autónomas, según el estudio elaborado por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas. Este documento valora cada autonomía según su nivel de prosperidad y productividad y sitúa en los primeros puestos a Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña. De dicho estudio también se desprende que en España existe un problema de productividad que siempre se ha achacado a la construcción, pero que no es así, sino que se trata de una situación "muy concentrada" en el sector servicio.

En una rueda de prensa para presentar este documento, su director, Ernest Reig, explicó que hoy en día, entre las regiones, en competitividad, "existen más sinergias que rivalidades". De esta forma señaló que las distancias entre los primeros y los últimos puestos, en términos relativos, han disminuido en las últimas dos décadas. Aún así, las comunidades menos competitivas, Murcia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Extremadura, tienen un nivel de competitividad muy bajo, según Reig.

Por el contrario, en los primeros puestos se sitúan, Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña que son las comunidades más competitivas si se tienen en cuenta factores como las infraestructuras, los recursos humanos, la innovación tecnológica, accesibilidad o el entorno productivo, entre otros. En concreto, el estudio destaca el avance la comunidad de Navarra en innovación tecnológica, al pasar de ocupar el quinto puesto hace 20 años a situarse en la tercera en el ranking concreto de este indicador.

Asimismo, resaltó las posiciones de Madrid, Cataluña, Baleares, País Vasco y la Comunidad Valenciana respecto al entorno productivo y de Madrid, País Vasco, Navarra, Aragón y Castilla y León en recursos humanos. En esta misma línea, subrayó el liderazgo de Madrid en el ranking referente a infraestructuras y la mejora de Galicia en tres de los cuatro indicadores. 

Por otro lado, el estudio insiste en el importante papel que juega la situación de los mercados de trabajo regionales en el análisis de la competitividad, variable que, según el director del estudio, ha mejorado de una "forma espectacular" en España y se ha convertido en el principal pilar del crecimiento económico nacional. Sobre esto, Reig señaló que la situación más favorable en los comportamientos del mercado de trabajo en 2005 se dio en Cataluña, Islas Baleares y Madrid, frente a Ceuta, Melilla, Asturias, Andalucía y Extremadura. 

El estudio analiza también la convergencia en productividad en el trabajo entre las distintas comunidades, y pone de manifiesto que se alcanza mayor convergencia cuando las regiones menos productivas avanzan más rápido que aquellas que parten de una situación más favorable.

Por último, la colaboradora del documento, Matilde Mas, destacó sobre los datos que se desprenden del estudio que el problema de la productividad en Europa y, sobre todo, en España son consecuencia del sector servicios. De esta forma quiso rechazar que la construcción sea uno de los principales problemas de España en este sentido, puesto que, según indicó, la aportación de este sector a la productividad española en el periodo 2000-2005 fue negativa en algunas regiones como Baleares o Murcia, pero muy positiva en otras como Asturias, Cataluña, Extremadura o Castilla y León. "La contribución negativa a la productividad es mayor en el sector servicios", señaló.

En este sentido, el profesor de la universidad de Valencia, Javier Quesada, destacó la necesidad de avanzar hacia un crecimiento "más intenso" en lugar de "más extensivo" cambiando la especialización productiva. "Hay que alcanzar un crecimiento sostenido y sostenible".  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios