Alemania elimina prestaciones a parados griegos, lusos y españoles

  • Berlín alega que era desigual porque varios países de la UE estaban excluidos

Comentarios 2

Desalentar la llegada de desempleados españoles, griegos y portugueses quitándoles prestaciones sociales: la decisión del Gobierno de Angela Merkel desató ayer un fuerte debate en Alemania. La oposición tildó la medida de "escándalo", mientras que el Ministerio de Trabajo subrayó que "la cultura de dar la bienvenida no significa invitar a los inmigrantes a nuestro sistema social".

Los inmigrantes de algunos países europeos -entre los que se encuentran España, Portugal o Grecia- que llegaban a Alemania en busca de trabajo podían cobrar hasta ahora el Hartz-IV: un seguro que consiste en 374 euros mensuales más el pago de la calefacción y del alquiler. Sin embargo, países como Austria o Polonia, que no tenían suscrito un convenio con Alemania, no tenían derecho a la ayuda, por lo que Berlín ha decidido eliminarla por completo alegando que es "una desigualdad legal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios