Aceite de girasol, limones y harina de trigo lideran las subidas de febrero

  • Carnes, pescados y verduras dan un respiro al bolsillo de las familias, pero los derivados de los cereales mantienen la tendencia alcista de los últimos meses

La cesta de la compra, un auténtico quebradero de cabeza para las familias en el último año, continuó su escalada durante el pasado mes de febrero, aunque con algún respiro para el consumidor. Los últimos datos publicados ayer por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio muestran una moderación o incluso descensos en alimentos básicos, pero constata, por contra, la tendencia alcista acumulada durante los meses anteriores entre los que se sirven de los cereales como principal materia prima.

Así, los productos que más perjudicaron los bolsillos durante febrero fueron el aceite de girasol refinado, los limones y la harina de trigo, con incrementos que oscilaron entre el 25por ciento y el 37 por ciento, según los datos oficiales. En el otro extremo, quienes sí respetaron la economía doméstica fueron algunos de los ingredientes que sirven de base a la dieta mediterránea.

El último informe de Industria revela cómo los precios de carnes, pescados, verduras y hortalizas se moderaron para alegría de los consumidores. Así, el tomate para ensalada descendió un 7,24 por ciento, la pescadilla lo hizo en un 6,91 por ciento y el plátano de Canarias se pudo comprar un 5,83 por ciento más barato, lo mismo que ocurrió con el gallo (5,82 por ciento), el pimiento verde (5,53 por ciento), el cordero pascual (3 por ciento) y la carne de pollo fresca (2,63 por ciento).

Las sorpresas más desagradables entre los productos frescos las protagonizaron la bacaladilla (con una subida del 7,04 por ciento), el limón (5,23 por ciento), el jurel (4,52 por ciento), la anchoa (1,82 por ciento) y la patata (1,43 por ciento), que fueron los que experimentaron los mayores incrementos durante febrero.

En tasas interanuales (midiendo la variación de febrero de 2007 a febrero de 2008), destacan los descensos de los precios de la judía verde (12,69 por ciento), el tomate para ensalada (9,30 por ciento), el pimiento verde (8,14 por ciento) y la lechuga (5,27 por ciento), frente al incremento de los precios del limón (30,23 por ciento), la carne de pollo fresca (16,20 por ciento), la anchoa (14,88 por ciento), la bacaladilla (14,67 por ciento) y la sardina (13,39 por ciento).

Respecto a los productos envasados, el pasado mes registró una ligera bajada de la gamba congelada (0,71 por ciento), la leche esterilizada (0,6 por ciento) y el aceite de oliva de 0,4 grados (0,42 por ciento), mientras que volvieron a incrementarse los precios de los derivados de los cereales, en especial la bollería (4,32 por ciento), la harina de trigo (3,49 por ciento) y los espaguetis (2,69 por ciento).

En tasas interanuales, destaca la importante bajada del precio del aceite de oliva (8,77 por ciento) y del café (2,57 por ciento), mientras que suben los precios del aceite de girasol refinado (37,14 por ciento), la harina de trigo (25,92 por ciento) y la leche esterilizada (24,38 por ciento).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios