ACS y EDF elevan la presión sobre Iberdrola y Unión Fenosa

  • La constructora española y el grupo francés preparan una oferta de 91.000 millones de euros para hacerse con dos de las mayores compañías energéticas de España · Los flecos de la operación están por cerrarse

Comentarios 1

El grupo de energía francés EDF (Électricité de France) y la constructora española ACS (Actividades de Construcción y Servicios) tienen un plan valorado en 100.000 millones de dólares (64.000 millones de euros) para remodelar el paisaje energético español, a través del lanzamiento de sendas ofertas simultáneas para hacerse con dos de las mayores firmas energéticas de España, Iberdrola y Unión Fenosa, según informa en su primera página el diario Wall Street Journal.

Con deudas incluidas y sin contar eventuales primas, el monto total de las transacciones se elevaría a 134.000 millones de dólares (unos 91.000 millones de euros), una cifra inédita en el sector energético europeo.

Los dos grupos ya comunicaron su deseo de estar presentes en la escena energética española y admitieron haber llevado a cabo conversaciones exploratorias sobre Iberdrola.

La compañía propiedad de Florentino Pérez, ACS, es el primer accionista de Unión Fenosa, tercer grupo eléctrico español, con más de 45% del capital. Además, la firma también está presente en Iberdrola, donde es potencialmente el primer accionista con una participación de 7,7% y opciones sobre un 5,2% adicional.

El Wall Street Journal precisa, no obstante, que fuentes cercanas a la operación declararon que el acuerdo está lejos de ser alcanzado, y que EDF lanzaría una oferta de compra sobre Unión Fenosa, adquiriendo la participación de ACS, mientras que éste lanzaría una opa sobre Iberdrola y luego la desmantelaría, cediendo una parte del grupo a la gala EDF. Según este esquema, ACS vendería a EDF los antiguos activos del grupo británico Scottish Power, comprado por Iberdrola el pasado ejercicio.

Al cierre de la bolsa el jueves -último día de cotización de esta semana-, Unión Fenosa valía 13.150 millones e Iberdrola estaba valorada en unos 50.780 millones.

Según el Wall Street Journal, también se discute otro escenario posible, que implicaría al grupo alemán E.ON, que ya intentó en vano tomar el control de otro grupo eléctrico español, Endesa, en 2006, y que podría lanzar una opa sobre Iberdrola para desmantelarla posteriormente.

Iberdrola se ha impuesto durante los últimos años como el grupo de energía español más activo, convirtiéndose en uno de los líderes mundiales en el segmento de las energías renovables. Adquirió una dimensión internacional con la compra de Scottish Power en 2007 y está en trámites de adquirir Energy East en EEUU por más de 3.000 millones de euros. La compañía ha declarado en más de una ocasión su feroz oposición a ser adquirida y luego desmantelada. Además, al ser EDF una empresa controlada por el Estado francés, el Gobierno de España también se ha mostrado receloso de su inmersión en el sector energético español.

Según el diario, "España es atractiva para EDF porque busca una expansión en los países vecinos para contrarrestar las pérdidas en Francia a manos de los nuevos competidores". Sin embargo, desde Iberdrola no se ve con buenos ojos esta operación. De hecho, recientemente, el presidente de la firma, Ignacio Sánchez Galán, denunció al Estado francés ante la Comisión Europea por blindar de forma "ilegal" a EDF -ésta es propiedad pública en un 84%-. Para su homónimo en la compañía francesa, Pierre Gadonneix, la denuncia no tiene sentido porque su grupo aún "no ha tomado ninguna decisión" de invertir en España.

Por su parte, la CNE también ha desestimado la petición de la eléctrica de revocar las autorizaciones concedidas a ACS para elevar su participación. Ésta podrá comprar hasta el 24,9% de Iberdrola y votar en la junta ejerciendo todo su poder y no sólo el 3% que aquélla pedía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios