Un triunfo blanquiazul logrado con casta y corazón

  • El CB Huelva ofrece a sus seguidores un buen regalo de Reyes por anticipado

Un triunfo logrado con casta y corazón. El Ciudad de Huelva se impuso al Fundación Basquetinca.com dando un regalo de Reyes anticipado a sus seguidores. El equipo onubense sufrió para alzarse con la victoria, que cimentó en una brillante segunda parte. Espoleado por su público -ayer las gradas del Palacio de Deportes registraron un mejor aspecto que en el último partido del año pasado- el equipo blanquiazul aguantó el tipo e hizo méritos suficientes para ganar el partido.

Chris Hernández por fin llegó a Huelva, pero Pepe Rodríguez decidió darle la titularidad a Éric Sánchez, quien a diferencia del estadounidense había trabajado durante toda la semana. El onubense anotó los dos primeros puntos de su equipo, que llegó a gozar de una pequeña diferencia favorable (12-9, minuto 9) en un primer cuarto que estuvo marcado por los errores por ambos bandos y que concluyó con un lejanísimo y afortunado triple convertido por Alberto Ruiz de Galarreta, sobre la bocina y tras rebotar el balón en la tabla, que colocaba al Inca cinco puntos arriba (12-17).

Peor comenzaron las cosas en el segundo cuarto. Una canasta y el tiro libre adicional transformado por Jan Orfila ensombrecían aún más el panorama. El Ciudad de Huelva no encontraba el ritmo, jugaba a tirones y ni Oriol Junyent ni Chris Hernández (dos de sus valores más seguros en ataque) estaban acertados en las labores ofensivas. Pepe Rodríguez movió el banquillo y buscó alternativas: colocó a Souley Drame en la pintura al contar sólo con tres pivots, probó a jugar con dos bases en la pista,... pero nada funcionó demasiado bien. Afortunadamente el trabajo defensivo de los blanquiazules impidió que el equipo balear se marchara al descanso con una diferencia escandalosa (30-37).

Pero tras la visita a los vestuarios el panorama cambió por completo. Dio igual que nada más empezar el Inca lograra su máxima ventaja (30-39) tras una canasta de Thomas Terrell. El conjunto onubense endosó a su rival un parcial de 8-0 que descompuso las ideas a los de José Luis Abós quienes, no obstante, aún acabaron el tercer cuarto dominando en el electrónico (48-51).

Un triple de Antonio Morón igualó la contienda (51-51) nada más iniciarse el último periodo. Entonces Oriol Junyent, que había estado relativamente apagado en ataque, cogió el mando de las operaciones ofensivas. El pívot catalán se convirtió en una pesadilla para la defensa de los baleares e hizo vibrar a los aficionados (56-53, minuto 33).

En los últimos compases del encuentro la defensa del CB Huelva mejoró aún más y logró asfixiar a los visitantes. Junyent, Antonio Morón y Chris Hernández sacaron los galones y no les tembló el pulso desde la línea de tiros libres. Ello posibilitó una victoria balsámica que permite al equipo seguir entre los mejores de la Liga. Los empleados del club no cobrarán sus salarios desde hace tres meses, pero el plantel sigue dejándose la piel en la cancha en cada partido. Sin duda, Huelva puede sentirse orgullosa de su equipo de baloncesto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios