Un penalti al final hace de nuevo soñar al Málaga

El Málaga se reencontró con el triunfo en La Rosaleda -llevaba más de tres meses sin ganar en su estadio- ante el Racing y con un gol de penalti en el último momento se acerca otra vez a los puestos europeos

El primer acercamiento con peligro del Málaga fue por un libre indirecto que señaló Velasco Carballo, por infracción de Luccin dentro del área. Lolo lanzó fuerte y raso y el guardameta Toño salvó con la pierna izquierda en la misma línea de gol. Los porteros fueron protagonistas. Si antes fue Toño, en el minuto 20 le emuló Goitia, cuando se quedó solo Jonathan Pereira, tras un excelente envío de Munitis, y su lanzamiento raso lo desbarató con la pierna derecha el guardameta malaguista.

El partido era soso, aburrido y soporífero, sólo alterado por algunas acciones puntuales bajo un intenso calor. En la segunda mitad siguió la misma línea. El Málaga sólo creaba peligro a balón parado y el empate estaba predestinado, pues ambos equipos perdonaban, sobre todo los locales. Tuvo que ser un penalti el que desnivelara el marcador. Adriano cogió un rechace en el área y Luccin le trabó. Luque, no desaprovechó y marcó su séptimo gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios