Un paso de gigante

  • El Valencia casi asegura su cuarta posición tras doblegar al Sevilla

Sarabia conduce el balón e intenta marcharse de Guedes y Gayà. Sarabia conduce el balón e intenta marcharse de Guedes y Gayà.

Sarabia conduce el balón e intenta marcharse de Guedes y Gayà. / antonio pizarro

El Valencia, serio en defensa y muy efectivo en ataque, ganó en casa del Sevilla, donde no lo hacía desde 2004, y dio un paso de gigante para ser cuarto y clasificarse para la Liga de Campeones. Un objetivo al que prácticamente dicen adiós los sevillistas.

El equipo de Marcelino García Toral, que ahora saca 11 puntos más el goal average al Sevilla, quinto, supo aguantar el vendaval de ocasiones de los locales en la primera mitad y adelantarse a los 24 minutos con un gol de Rodrigo, que luego sentenció en el ecuador de la segunda.

Los de Vincenzo Montella empezaron con brío y ganas, y controlaron el juego ante un rival pujante, fuerte atrás y que buscó la velocidad arriba. Los valencianistas no se precipitaron nunca, frenaron sin apuros las embestidas sevillistas y además se adelantaron en el marcador.

Rodrigo, que avisó con un remate poco antes, aprovechó un grave error de Escudero, que le dejó el balón franco en el área, para superar a Sergio Rico a los 24 minutos.

El Sevilla llevó más el peso del choque, pero le faltó pegada antes del gol visitante, como en un tiro de Nolito al que replicó perfecto Neto, o un intento de Muriel que sacó Gayà. También después, cuando generó aún más ocasiones.

Buscaron el empate Franco Vázquez, Sarabia -que no marcó sobre la media hora por culpa de otro paradón de Neto-, Mercado y Muriel. Este último estrelló un tiro en el larguero y Vázquez desaprovechó el rechace.

En la reanudación, el Sevilla, herido en su orgullo al haber tenido más opciones y, sin embargo, verse por detrás en el marcador, salió a por todas y acosó a un Valencia demasiado prudente. Pero sus intentos se toparon una vez más con un excelso Neto.

Sólo Rodrigo, el más incisivo y acertado, inquietó a Sergio Rico en este tramo del partido con dos latigazos. Guedes también lo intentó, en su caso a la contra, pero se topó con Layún.

En plena ofensiva local, pero sin ideas ni acierto en el remate, Rodrigo no perdonó tras otra contra, bien conducida por Kondogbia, al definir a la perfección en un mano a mano ante Rico.

Marcelino aseguró su sistema defensivo al sacar a Carlos Soler por Zaza, desaparecido, y a Ferrán por Kondogbia.

Montella buscó más pólvora con Correa por Nolito, Ben Yedder por Sarabia y Sandro por Muriel. Pero los suyos, impotentes, jamás dieron la sensación de tener opciones de remontada ante un rival letal y que prácticamente se asegura un puesto Champions.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios