A un paso de la Final a Cuatro

  • El CD Huelva vuelve a superar al Balneario de Archena y se coloca con una ventaja de 2-0 en la serie, a un solo triunfo de eliminar a su rival · Williams, McLemore y Novoa se imponen en el juego interior

A un solo paso de la Final a Cuatro de Fuenlabrada. El Club Deportivo Huelva Baloncesto volvió a derrotar ayer al Balneario de Archena con lo que amplía su ventaja (2-0) en la eliminatoria de ascenso, prevista al mejor de cinco partidos, que vivirá su tercer encuentro el próximo viernes en tierras murcianas.

La escuadra blanquiazul fue superior en el juego interior. Chris Williams, con 15 puntos y 9 rebotes, Matías Novoa (11 y 9) y Ryan McLemore (8, 10 y 5 tapones) pudieron en la pintura con su rival y estuvieron bien acompañados por los hombres de perímetro, destacando especialmente Wayne Nelson. Por el bando visitante, que acusó la ausencia por lesión de Javier Sánchez Bernat, los más acertados fueron Javier Múgica, que anotó 16 puntos y capturó 11 rebotes, y el base José Luis Llorente, que acabó como máximo encestador del choque con 20 puntos, aunque al igual que en el primer partido de la serie tuvo unos pobres porcentajes de acierto en los triples (dos convertidos de trece intentados).

El conjunto visitante salió más centrado, escocido por la derrota en la prórroga que encajó el pasado viernes. Muy pronto los murcianos se colocaron con ocho puntos de ventaja (1-9, minuto 3), pero el cuadro onubense equilibró la contienda tras un triple encestado por Wayne Nelson (11-11, minuto 5). Poco después Matías Novoa, al convertir una canasta y también el tiro libre adicional posterior de la personal, ponía por primera vez a su equipo por delante (14-13). No obstante el Archena siguió llevando la iniciativa y acabó dominando el primer cuarto (17-23).

En el segundo la escuadra blanquiazul subió su intensidad defensiva. Con Chris Williams por dentro y Wayne Nelson en el perímetro como principales referentes ofensivos, los locales recortaron las distancias pasito a pasito. Juan Ramón López iba rotando a sus hombres y durante algunos momentos situó en pista a tres hombres altos, colocando al argentino Novoa como alero y de interiores a Williams y McLemore. Lástima que la lesión de rodilla del pívot lituano Paulius Abramavicius haya dejado esa opción prácticamente como una anécdota en el tramo más decisivo de la temporada.

Tras un acierto de Bruno Piñeiro (28-27, minuto 15) el entrenador visitante, Gonzalo Rodríguez, solicitaba su primer tiempo muerto. El choque entró entonces en una fase de igualdad que rompieron los colegiados con sus decisiones -varias de ellas erróneas-. Además de crispar a los aficionados señalaron primero una técnica a Matías Novoa y luego otra a Antonio Gómez -que supuso su tercera falta personal- cuando el marcador reflejaba un 33-36. Archena, con el viento a favor, se aprovechó para escaparse con una diferencia de nueve puntos (32-41, minuto 19), entre los gritos y silbidos de protesta de los seguidores onubenses. Un arreón final de los locales cerró algo la sangría y dejó el marcador al descanso en 37-43.

Tras la visita a los vestuarios Bruno Piñeiro acercó a su equipo con un triple y una canasta convertida tras un contragolpe (42-43, minuto 22). El cuadro murciano, con José Luis Llorente como director de orquesta volvió a cobrar cinco puntos de renta (45-50, minuto 25) tras un triple de César Morales, quien poco después se fue al banquillo tras cometer su cuarta falta personal. Y ahí se quedó estancado el cuadro archenero, que ya no lograría ni un solo punto hasta que acabó el tercer cuarto. El CD Huelva metió la directa y se puso por delante, acabando este periodo cuatro arriba (54-50) tras un espectacular contragolpe en el que participaron Rafa Rufián y Antonio Gómez que fue culminado por Chris Williams.

El conjunto onubense estaba lanzado hacia su segundo triunfo. Con Williams y McLemore haciendo daño en la pintura, Adama Darboe convirtió un lanzamiento desde más allá de la línea de 6,25 metros que ponía a su equipo diez puntos arriba (65-55, minuto 36), la máxima diferencia que gozó durante todo el partido. Pero el base danés -que al parecer jugó con fiebre- fue castigado con una técnica por protestar un posible golpe en su lanzamiento, y entre Llorente y Múgica volvieron a llevar la incertidumbre a la grada (65-61).

Un tiempo muerto solicitado por Juan Ramón López serenó los ánimos del CD Huelva y aclaró las ideas de sus jugadores. El cuadro local supo marcar el 'tempo' con posesiones largas, y acabó desquiciando a su rival, que vio cómo en el último minuto César Morales era eliminado por cinco personales y su técnico debía abandonar el banquillo al ser descalificado.

En definitiva, victoria de un equipo onubense que ojalá disputara anoche su último encuentro de la temporada en el Palacio de los Deportes. Para ello debe sentenciar en Archena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios