El juicio de Albelda distrae la atención

  • Expectación ante el enfrentamiento que tendrán el jugador y el club el próximo viernes

El juicio entre David Albelda y el Valencia, previsto para el próximo viernes, eclipsará lo estrictamente deportivo en el entorno de Mestalla por lo inusual de un proceso sin precedentes en el fútbol español.

Ronald Koeman, técnico del Valencia, comunicó el 18 de diciembre a Albelda, al igual que a Cañizares y Angulo, que mientras él fuera el entrenador nunca más se volvería a vestir la camiseta valencianista, sin mediar, según los futbolistas, explicación alguna.

Tras esta decisión, el presidente del club, Juan Soler, afirmó, diez días después, que los jugadores no estaban ni despedidos ni apartados, sino que estaban temporalmente no convocados y que su ilusión era que llegara un día en el que volvieran a ir convocados.

Pocas horas después, Ronald Koeman ratificó su decisión de no contar con los tres.

Albelda argumentará en el proceso una modificación en las condiciones de trabajo para conseguir una extinción de su contrato, mientras el Valencia basa su defensa en que el jugador no está apartado.

El juicio provocará que distintos futbolistas de la plantilla valencianista sean citados por alguna de las partes a declarar en calidad de testigos, lo que ha provocado que la sesión de entrenamiento del viernes se haya fijado para las seis de la tarde a puerta cerrada en Mestalla.

El Valencia se enfrenta el próximo sábado como local ante el Recreativo de Huelva en casa, un partido al que la atención mediática del juicio entre el ex capitán del equipo y el club pueden dejar en un segundo plano.

El fallo del juicio se conocerá en un plazo de entre quince y veinte días, si bien contra la sentencia cabe recurso de suplicación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios