La igualdad triunfa al final

  • El Ceosa Sporting falló un penalti que pudo darle ayer la victoria sobre el Puebla

Onubenses y poblachinas se repartieron los puntos en un partido con mucha igualdad, como se presuponía, y donde apenas se jugo con el balón raseado. Ambos equipos tuvieron que emplearse a fondo durante los noventa minutos, con gran intensidad por lo que había en juego, aunque reinó siempre una gran deportividad.

Quizás por ocasiones más claras, las albiazules merecieron ganar el partido, pero cierto es que las extremeñas supieron siempre controlar el duelo y sacaron un valioso empate que les permite seguir luchando por entrar en la Copa. Las sportinguistas, por su parte, dan un paso más a la salvación, que intentarán refrendar en el próximo encuentro liguero.

El Puebla comenzó el partido con muchas ganas de desnivelar el marcador, muy fuerte en ataque. De hecho lo consiguió muy pronto, tras el rechace en un saque de esquina. La brasileña Dayane remató al fondo de las mallas sin que Thais pudiera hacer nada para evitarlo.

El gol hizo mucho daño al equipo local, pero poco a poco se fue recuperando del duro golpe; a base de lanzamientos laterales de faltas intentaban nivelar el marcador. Precisamente fue un saque de esquina lo que ocasionó el gol onubense, cuando la portera visitante Ceci despejó en la espalda de Sandra, que, casi sin querer, materializó el empate en el 25'.

De ahí al descanso, las ocasiones fueron claramente para las onubenses pero los lanzamientos se iban lejos de la portería contraria. Hubo una jugada polémica protestada por el público cuando Dayane despejó un balón con la mano dentro del área que ni el árbitro ni el asistente apreciaron.

La segunda parte tuvo muchas menos ocasiones, y, por el contrario, sí muchas imprecisiones de ambos conjuntos. El Ceosa Sporting lo intentó varias veces pero la fortuna no estuvo de su lado. Constanza tuvo en sus botas una magnífica oportunidad, pero su magistral lanzamiento de falta se estrelló en la escuadra mientras la portera se quedó parada viendo que no podía hacer nada.

Pero si una jugada pudo cambiar el resultado del partido, esa fue la pena máxima que tuvieron a su favor las de Antonio Toledo. Jenny Benítez fue zancadilleada al borde del área, pero el colegiado perfectamente aplicó la ley de la ventaja; Jenny Morilla recibió un excelente pase cuyo control no pudo ser finalizado en gol al ser derribada por Sandra cuando ya se cantaba el gol. Ana Angulo, una vez más demostrando su madurez y responsabilidad, a pesar de su corta edad, no dudó en coger el balon e intentar adelantar a sus compañeras, pero su lanzamiento de pena máxima se fue por el lateral, esfumándose la posibilidad de remontar un encuentro que muy pronto se puso cuesta arriba.

Las poblachinas sabedoras de que era más importante conservar al menos el punto conseguido, retrasaron un poco las líneas intentando sólo salir a la contra. En los últimos minutos pudieron llevarse el partido, pero unas veces Thais y otras, la defensa supieron aguantar el marcador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios