Una final para salvar el año

  • El Barcelona, que llega a Valencia sin Ronaldinho, necesita remontar el 1-1 del encuentro de ida

El Valencia y el Barcelona luchan por un puesto en la final de la Copa del Rey en un duelo de altísima tensión, marcado por el delicado momento de ambos clubes, y en el que el equipo azulgrana intentará remontar el empate (1-1) a uno cosechado en la ida de las semifinales.

El encuentro lo tiene todo como para presagiar emociones fuertes, pues une a dos equipos con presupuestos tan poderosos como múltiples problemas deportivos y extradeportivos. Para el Valencia es la única oportunidad de conseguir un título, mientras que el Barcelona está obligado al triunfo para disipar las muchas dudas generadas en los últimos tiempos.

El Barcelona vivió otra semana muy delicada por el caso Ronaldinho. Los médicos del Barcelona insinuaron que el jugador simula lesiones, Ronaldinho afirmó el martes que estaba listo para jugar y Frank Rijkaard, su técnico, lo excluyó la convocatoria. Y este asunto tan problemático explota justo cuando el equipo pasa por su peor momento, después de acumular dos derrotas y un empate en Liga, quedando a siete puntos del Madrid.

Rijkaard tiene poco donde elegir, pues cuenta con una larguísima lista de lesionados. "Debemos creer en nosotros mismos porque tenemos mejor equipo. Veo al vestuario unido y con optimismo", dijo el holandés. Pero, vista esta situación, el Valencia se cambiaría sin dudarlo por su contrincante. El equipo está a sólo cuatro puntos puntos del descenso y los rumores son cada vez más insistentes: Koeman, su técnico, se juega su futuro esta semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios