Fue dueño y señor del juego y del resultado

  • El Cortegana resolvió sin problemas su duelo ante el Barbate

El Cortegana se sintió dueño y señor del partido disputado ayer en su feudo y así lo demostró, imponiéndose por un contunde 3-1 al Barbate.

Los onubenses controlaron el encuentro desde el primer minuto ante un rival necesitado de puntos para salir de la zona peligrosa de la clasificación.

El conjunto gaditano buscó la victoria y para ello se volcó en el ataque y presionó muy arriba, situación que contribuyó al Cortegana, ya que encontró muchos espacios a la contra. Los onubenses no se cansaron de tocar el balón y poco a poco fueron llegando sus ocasiones. Braulio pudo poner el 1-0 en el marcador (25') en un mano a mano con el portero pero se entretuvo demasiado. A continuación, el desafortunado fue Juanma Reyes, al que le empujaron y le desequilibraron lo justo para perder el control sobre el balón y así la oportunidad. A la tercera fue la vencida. Centro desde la banda derecha, Juan se anticipa y cabecea ante el meta visitante. Con el 1-0 se llegó al descanso.

En la segunda parte, el Barbate acusó el 1-0 y, como sólo le valía la victoria, siguió en la misma tónica de la primera mitad, volcado en el ataque. Tuvo la fortuna en un mal despeje de cabeza de la defensa local. Un balón muerto se le quedó en el borde del área a Jonathan, que lo enganchó y marcó un golazo que ponía la igualada en el marcador.

El gol no preocupó a un Cortegana, consciente de su superioridad. El conjunto serrano siguió controlando el encuentro, jugando al toque y convirtiendo la rapidez del campo en su mejor arma. Poco tardó, sólo cinco minutos, para ponerse de nuevo por delante en el marcador. En un contragolpe, Juanma Reyes se va de su marcador y fuera del área chuta por toda la escuadra. A continuación, llovieron las oportunidades para los locales en las botas de Juanjo, Cárdenas, Braulio y Rubén, éste último remata de cabeza lamiendo el larguero.

Y faltando diez minutos para el final del encuentro, el Cortegana lo sentenció con el tercero de sus tantos. En una falta muy esquinada desde la izquierda, Javi Fernández lanza y, sin que nadie toque el balón, entra directamente despistando al portero y a la defensa visitante.

La afición se llevó muy buen sabor de boca de su equipo, satisfecha del trabajo desempeñado y el resultado obtenido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios