Trabajado triunfo del Barcelona ante un Deportivo que no se rindió

  • Messi celebró en Riazor su Balón de Oro con dos tantos de bella factura

El argentino Leo Messi celebró su Balón de Oro con dos goles ante la revelación de la temporada, el Deportivo, al que Ibrahimovic sentenció en los minutos finales (1-3), después de haber resistido las acometidas del líder con poco fútbol pero mucha intensidad en defensa.

El equipo de Lotina no pudo firmar el mejor arranque de Liga de su historia a pesar de que se levantó del primer tanto de Messi antes del descanso y mantuvo el pulso en la reanudación, hasta que el argentino le volvió a batir a falta de once minutos para dar un golpe de autoridad siete días después de imponerse al Real Madrid.

El enfado de Guardiola tras el partido del pasado miércoles con el Xerez espoleó al Barcelona en el césped de Riazor, que pisó con fuerza, con seguridad, sin miedo al equipo revelación de la temporada, un Deportivo que se encogió ante el poderío azulgrana.

Los blanquiazules fueron incapaces de sacudirse el dominio absoluto del Barcelona, pero resistieron metidos al completo en su campo, donde fueron espectadores de las combinaciones del conjunto catalán.

Cerca de la media hora, Messi consiguió lo que tanto había buscado el conjunto azulgrana tras girar sobre sí mismo en la frontal del área y colocar el balón a la derecha de Aranzubia con un zurdazo imparable.

El Deportivo, que intentó poner remedio al asedio del equipo barcelonés, llegó con vida al descanso gracias a Aranzubia, que en un mano a mano le robó el balón a Ibrahimovic y después inició la jugada de la igualada. Fue un saque largo del guardameta riojano, mal desviado por Piqué y aprovechado por Adrián López, que tocó el balón con la cabeza lo justo como para superar a Víctor Valdés.

El Barcelona mantuvo la iniciativa en la reanudación, pero no pudo imponer el mismo ritmo de juego ante un Deportivo más suelto por momentos, que intimidó a Valdés con un remate en plancha de Mista. Lotina reforzó el centro del campo con la entrada del brasileño Juca y Guardiola recurrió a Pedro para intentar desequilibrar el partido.

El canterano asistió a Messi que anotó el segundo de cabeza, a placer, desde el punto de penalti. Lotina puso más ingredientes ofensivos al cóctel con la incorporación de Bodipo, pero fue el Barcelona el que se aferró a la victoria con un tanto de Ibrahimovic para consolidar su liderato e impedir que el Deportivo lograra el mejor arranque de su historia en Primera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios