Final de Europa League

Torres y Griezmann ante una final con sabor a despedida

Torres y Griezmann se abrazan en un partido Torres y Griezmann se abrazan en un partido

Torres y Griezmann se abrazan en un partido / Efe

La final de la Liga Europa de fútbol tiene un cariz especial para dos de los delanteros del Atlético de Madrid: Fernando Torres está ante la última oportunidad de levantar un título con el equipo de su vida y Antoine Griezmann, cuyo futuro todos sitúan en Barcelona, quiere marcharse como campeón en su país natal.

Son delanteros, juegan en el Atlético y son el inicio y el cierre de la mejor racha de atacantes que el equipo madrileño ha tenido nunca, desde el surgimiento del mito de El Niño hasta la consagración mundial de El Principito. Entre ellos pasaron figuras con más o menos suerte de la talla de Diego Forlán, Sergio Agüero, Radamel Falcao, Mario Mandzukic,Jackson Martínez y Diego Costa.

Pero Torres y Griezmann comparten un punto más en común: que ambos afrontarán la cita de ante el Olympique de Marsella como una final con un claro sabor a despedida.

"La final acapara todos nuestros pensamientos y casi hasta es mejor para mí porque me hace pensar menos en lo que pueda venir después. Sabemos la importancia que tiene para el club conquistar otro título europeo. A nivel personal es la oportunidad de ganar un título en mi casa, que es lo que soñaba desde pequeño. Sería el final perfecto", reflexiona Torres, que unas semanas antes había confirmado que esta sería su última temporada en el club.

Para el ariete español de 34 años supondrá la última oportunidad de cumplir el gran sueño de su vida futbolística: ganar un título con el Atlético. Y es que Torres, que se convirtió en estrella y líder prematuro del equipo de su vida tras debutar en Segunda División en 2001, nunca llegó a coincidir con la etapa dorada de los rojiblancos al marcharse al Liverpool en 2007.

Lo más llamativo es que fuera del equipo madrileño pudo lograr los títulos colectivos más importantes: una Liga de Campeones, una Europa League y una FA Cup militando en el Chelsea y, sobre todo, un Mundial y dos Eurocopas siendo delantero de la selección española, anotando además el único tanto de la final de la Euro 2008 frente a Alemania.

Salvo sorpresa mayúscula, Torres comenzará la final en el banco esperando la oportunidad de poder ayudar a los suyos a cumplir con el sueño del capitán, que espera poder tener el trofeo en sus manos para agradecer el homenaje que le prepara la afición para su último partido el domingo en el estadio Wanda Metropolitano.

Para Griezmann, de 27 años y en el punto álgido de su carrera, la situación es algo menos dramática aunque no por ello menos emotiva. La gran mayoría de la prensa española da por hecho que fichará por el Barcelona y que lo confirmará oficialmente tras la final, antes de marcharse a la concentración de Francia para Rusia 2018. Incluso alguno de los que podrían ser sus nuevos compañeros, como el uruguayo Luis Suárez, dieron el traspaso por hecho en palabras con los medios.

Como es lógico, al Atlético le preocupó que rumores de tal calado llegasen justo días antes de luchar por un título y que pudieran afectar al rendimiento de su gran figura ofensiva. Sin embargo sus propios compañeros se encargaron de tranquilizar a la hinchada rojiblanca: el francés está enfocado y sólo piensa en ayudar a su equipo a ser campeón.

"Él está extra motivado más allá de que se juegue cerca de su ciudad. En esta final tiene que dar un paso al frente y demostrar por qué es tan importante para este equipo. Cada vez que se pone la camiseta del Atlético lo da todo, que es lo que los compañeros le pedimos", manifestó Saúl Ñíguez en sintonía con lo que expresó su capitán, Gabi Fernández.

"La única forma de ayudar a Griezmann es que sienta bien con nosotros. Nuestra única responsabilidad es que rinda con este grupo y por cómo lo está haciendo estamos tranquilos. Estamos centrados en la final y su futuro ya se verá", dijo el volante.

Lo que es seguro es que, si todavía quedan posibilidades de que El Principito siga jugando en el Atlético el año que viene, estas pasan por ganar al Marsella. Pero ni aún así sus compañeros parecen atreverse a aconsejarle sobre su futuro. "Él es bastante grande para saber lo que tiene que hacer. Sabe lo importante que es para nosotros y que le queremos aquí. Pero la decisión la tiene que tomar él con su familia. Todos los jugadores que se han ido han dejado su historia en este club y por eso le veo muy centrado en ganar este título", aseguró ante la prensa su gran socio ofensivo, Diego Costa.

Nada más llegar al Atlético en 2014, Griezmann conquistó la Supercopa de España frente al Real Madrid y es su único título con el club. Ante el Olympique no sólo tendrá la oportunidad de levantar un título internacional a menos de 80 kilómetros de su Mâcon natal, sino también la posibilidad de resarcirse por la final de Champions League perdida en 2016 en los penales frente a los blancos en Milán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios