Suspendida la Barcelona World Race ante la falta de patrocinio por la inestabilidad política

  • La Fundación Navegación Oceánica Barcelona empieza a trabajar para la próxima edición del evento deportivo, que será la cuarta y se celebrará en 2022-2023. 

Los equipos competidores de la Barcelona World Race, en el punto de salida, frente a la costa barcelonesa. Los equipos competidores de la Barcelona World Race, en el punto de salida, frente a la costa barcelonesa.

Los equipos competidores de la Barcelona World Race, en el punto de salida, frente a la costa barcelonesa. / EFE

Comentarios 12

La factura que está dejando el procés en la economía catalana en general -con el éxodo de cientos de empresas- y en Barcelona en particular -el traslado de la sede de la Agencia del Medicamento a Amsterdam el pasado noviembre es el caso más lacerante- sumó este jueves un nuevo eslabón con la suspensión de la próxima edición de la Barcelona World Race (BWR), que tenía prevista su salida en enero de 2019.

El contratiempo obedece obviamente a las dificultades para encontrar patrocinio por la inestabilidad política que sacude a Cataluña tras el órdago independentista, aunque, todo hay que decirlo, no es ajeno a factores ajenos al procés, como el retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado en 2016, así como a la tardanza en formar Gobierno, casi un año, tras las elecciones de diciembre de 2015.

El patronato de la Fundación Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) anunció la suspensión de la próxima edición de la BWR, una regata de vuelta al mundo a vela con dos tripulantes y con salida y llegada en Barcelona.

La decisión fue tomada el pasado 22 de marzo por común acuerdo en una reunión del patronato, constituido por el Ayuntamiento de Barcelona, la Cámara de Comercio de Barcelona, el Puerto de Barcelona y la Fira de Barcelona.

En un comunicado, la FNOB aseguró que ha influido, en especial, en esta decisión "el clima de indefinición institucional y falta de estabilidad política que vive nuestro país en este último año", que ha dificultado la búsqueda de patrocinios.

"Los patrocinadores potenciales han manifestado su desconfianza al no poder estar seguros de contar con el apoyo institucional que necesariamente debe garantizar un evento deportivo de estas dimensiones, que requiere una fuerte inversión en patrocinio privado, y que es, en definitiva, la única fuente de financiación de la regata", afirma el comunicado.

Además, la fundación asegura que también ha generado "incertidumbre" en el mercado del patrocinio las informaciones aparecidas en relación con el impacto previsto en los Presupuestos Generales del Estado "de los acontecimientos de especial interés público, y el cambio de criterio en la utilización de los soportes publicitarios por parte del Ministerio".

En el reparto de culpas también brilla con luz propia la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Así, la edil del PDeCAT en el Ayuntamiento de la capital catalana Maite Fandos lamentó la suspensión de la BWR y lo atribuyó a "la falta de interés del gobierno de la alcaldesa y a la fobia del Gobierno de Mariano Rajoy respecto a iniciativas de eco internacional en Cataluña".

El presidente del grupo municipal del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, señaló que la decisión de aplazar la Barcelona World Race hasta 2022 supone "un paso más para desmantelar la promoción económica internacional de Barcelona". Recordó que, durante la etapa en la que formaron parte del gobierno municipal, el PSC elaboró "un plan de viabilidad para garantizar el apoyo municipal a la FNOB", y que, tras su ausencia, "Colau ha aprovechado para boicotear el evento y dictar sentencia de muerte al proyecto de la World Race".

La diputada de Ciudadanos en el Parlament Lorena Roldán denunció por su parte que la situación de Cataluña es "insostenible" por la "inestabilidad política" y la "inseguridad jurídica" a consecuencia del procés, que están provocando "pérdida de oportunidades" como la BWR.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios