golf masters de augusta

Rahm acecha la machada

  • El español peleaba con Reed y Spieth por embolsarse su primer 'major'

Jon Rahm observa la caída del 'green' del hoyo 7 antes de patear ayer en la ronda final del Masters de Augusta. Jon Rahm observa la caída del 'green' del hoyo 7 antes de patear ayer en la ronda final del Masters de Augusta.

Jon Rahm observa la caída del 'green' del hoyo 7 antes de patear ayer en la ronda final del Masters de Augusta. / TANNEN MAURY / efe

Seve Ballleteros (1980 y 1983), Chema Olazábal (1994 y 1999) y Sergio García (2017). Jon Rahm, vizcaíno de 23 años -la misma edad que el legendario cántabro cuando se llevó su primera chaqueta verde-, peleaba al cierre de esta edición por inscribir el nombre de otro español, el cuarto, en la nómina de vencedores del primer major de la temporada en la hierba del Augusta National.

El jugador de Barrika necesitaba una vuelta de órdago a la grande, ya que partía a seis golpes del líder, el estadounidense Patrick Reed, pero el mítico campo de Georgia es una bestia que bien puede hundir al más pintado aunque el primer clasificado llevara un torneo de diez. Andaba al acecho el vasco desde el comienzo, con dos aciertos en el 2 y 3 para recortar dos golpes al norteamericano a las primeras de cambio. Resbaló en el 4, pero se recompuso en el 7 para mantenerse a tiro de cuatro golpes de la cabeza. Sin embargo, le pudo pasar factura la decepción del 8, del que esperaba sacar algo positivo, pero se tuvo que conformar con enlazar pares, magro botín para sus aspiraciones.

Aun así, el joven Rahm lo siguió intentando en los cuatro hoyos siguientes, pateando desde lejos para birdie; no le sonrió la fortuna y se mantuvo con -10 antes de los seis hoyos finales.

Reed trataba de calmar los nervios en la pelea por la conquista de su primera grande y marchaba al par del campo después del hoyo 10, con -14, el mismo resultado con el que salió al inicio. Su compañero de partido, el norirlandés Rory McIlroy, no lo presionó, más bien al revés, y con ocho banderas por jugar iba +1 en el día y -10 total, resultado hasta ese momento igual al de Rahm y el estadounidense Rickie Fowler. Quien venía como una locomotora era el texano Jordan Spieth, que ya sabe lo que es ganar el Masters. El norteamericano era segundo tras acumular -7 para un total de 12 menos, a dos de Reed, con cuatro banderas por delante.

El español Rafa Cabrera Bello terminó el torneo en el puesto 38 con un total de +3.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios