Punto que sabe a poco

  • Mejor El Decano con sus armas tuvo al Almería en una posición incómoda durante casi todo el encuentro Determinante El árbitro dio por válido un gol en claro fuera de juego de Ulloa y no vio un penalti de Goitom

Un punto en Almería, uno de los campos duros del campeonato puede parecer un botín interesante. Una jornada más que el Decano suma en su camino hacia la permanencia y, fundamentalmente, supera el desconcierto generado por la marcha de Álvaro Cervera. Nada que ver con la realidad. El Recre no sumó un punto, sino que le sacaron dos del bolsillo. Tanto quejarse de los arbitrajes en los días previos, ahora tendría dar las gracias el presidente rojiblanco por gozar de un empate que futbolísticamente no le correspondió.

Los dos conjuntos se aplicaron con tanta entrega como falta de brillantez a un trabajo gris en el primer tercio del duelo. El Almería se preocupó mucho de impedir el juego vertical y de contragolpe del Decano, mientras que los albiazules cerraron bien las bandas rojiblancas para anular a Ulloa. Ambos contendientes centraron tanto sus esfuerzos en maniatar los puntos fuertes de su rival que casi se olvidaron de buscar la meta contraria. Protagonizó el equipo de Lucas Alcaraz los acercamientos más peligrosos, aunque estos nunca llegaron a ser auténticos opciones reales de gol.

El duelo cambió superada la media hora. Concentrado en tapar la vía habitual de acceso a Ulloa, los defensores albiazules se vieron superados con la fórmula clásica de los rojiblancos, pero con protagonistas diferentes. Rafita puso un centro largo al segundo palo donde Goitom le ganó la partido a Manolo Martínez para hacer el primero (36').

Con calidad, pegada y la ventaja de jugar como local, debía ser el Almería quien se beneficiase de la nueva situación del duelo. Pero si algo define a este Decano es su capacidad para superar dificultades y adaptarse a las situaciones adversas. Necesitó muy poco el conjunto onubense para devolver el golpe. Un córner botado por Aitor lo cabeceó Borda al fondo de la portería de Esteban, rozando el final de la primera parte. Dos tantos de cabeza.

Salió el Almería con mayor intensidad tras el descanso. Los de Alcaraz aceleraron el duelo con una acción muy parecida a la que supuso el tanto de Goitom. Un centro por la derecha de Rafita que el sueco ganó al segundo palo. Vivió momentos de apuros el Decano. Era cuestión de aguantar el arreón inicial de los almerienses. El énfasis se acabó pronto. Lo que tardó el Recre en protagonizar sus mejores minutos del encuentro. Le fue tapando una a una las vías de entrada a su rival. Lo descolocó, le privó de la posibilidad de hacerse con el control del choque y lo incomodó a la espera de ese momento en el que todo equipo con pretensiones asume riesgos y se descubre.

No había realizado ni una sola jugada marca de la casa el Decano hasta entonces. Había hecho grandes esfuerzos para evitar el juego almeriense primero y luego se fue haciendo fuerte en la presión, si bien no había podido explotar ni una sola arrancada de Javi Álamo. La primera se hizo de rogar. No fue hasta el minuto 52 cuando el canario superó a su par por la banda, apuró la línea de fondo y pudo poner un balón atrás para la llegada de la segunda línea. Aitor remató de forma impecable.

Se vino entonces arriba el Recre a la par que el colegiado. Incapaz de hacerlo de la mano del fútbol, el Almería se apoyó en el presionado Gil Manzano para engancharse a un partido que a esas alturas se le escaba de las manos. Con el tercero más cerca que el segundo, un centro desde la izquierda lo remató Ulloa en clarísimo fuera de juego para devolver las tablas al marcador (61'). Fue tan evidente como el penalti de Goitom unos minutos después por golpear con el codo. Nada. Era evidente hacia donde se inclinaba la balanza del colegiado.

Juanma movió el banquillo para aspirar a algo más que la igualada. Con Jesús Rubio le dio profundidad al equipo y con Juan Villar buscó la verticalidad que no encontró. Los almerienses asumieron el rol dominador casi como una obligación, sin demasiado convicción. Tuvieron la pelota y merodearon el área de Manu. El verdadero peligro se mantuvo equilibrado, toda vez que el Recre dispuso de alguna opción a la contra que no supo materializar con la necesaria frescura.

Árbitro: Gil Manzano l. Mal. Tuvo una actuación muy casera. Dio por válido el tanto de Ulloa, en claro fuera de juego, y luego se desentendió en un penalti de Goitom.

Tarjetas: Amarillas Amonestó con cartulina amarilla al local Carlos García (72'); y a Aitor (44'), por parte recreativista.

Goles 1-0 (36') Goitom. Cabezazo al segundo palo del delantero sueco. 1-1 (42') Borda. Remate del central tras el saque de un córner por parte de Aitor. 1-2 (52') Aitor. Javi Álamo gana la línea de fondo y el vasco remata llegando desde atrás. 2-2 (61') Ulloa. Golpea un balón en claro fuera de juego.

Incidencias: 8.400 aficionados, un centenar de ellos recreativistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios