Prudencia en el plantel

  • La plantilla respalda las palabras del técnico pidiendo cautela · Los jugadores del Decano advierten de que la victoria sobre el Espanyol es sólo "un paso importante" pero no definitivo para la permanencia

Pies a tierra. Acabaron las alegrías, las felicitaciones, los elogios y las alabanzas sin fin. Capítulo cerrado. Ahora, sin perder moral, ilusión ni optimismo, la plantilla trabaja ya pensando en su próxima "final", como todos califican. El Recreativo de Huelva volvió ayer a los entrenamientos exhibiendo cautela en sus comentarios, pidiendo calma en sus manifestaciones y recordando que aún queda un camino tan largo por recorrer como los 15 partidos que restan para el final de la Liga. Tan claro como contundente.

Los futbolistas albiazules que comparecieron tras la sesión matinal de ayer coincidieron en un pensamiento, ya avanzado el martes por el entrenador, Manolo Zambrano. Todos a una y con el entrenador de la mano. El discurso parece único, pero la idea, más importante aún, también ha calado en todo el plantel, según se desprende de sus palabras.

"Estamos contentos pero no hemos hecho nada". Palabras sencillas, quizá manidas ante situaciones similares, pero sentidas en uno de los capitanes recreativistas, Jesús Vázquez.

"Ganar al Espanyol es muy importante para nosotros porque supone un paso grande. Sabíamos que con una victoria podríamos salir de la minicrisis que sufríamos y de los puestos de descenso. Pero todavía tenemos que mejorar, trabajar y progresar para tratar de sumar tres puntos cada semana y salir de abajo", explicó el de Santa Olalla.

La reflexión del centrocampista onubense es compartida por otros pesos pesados del vestuario como Aitor, Gerard o Beto. Precisamente, el defensa portugués mira al próximo domingo y asegura que es casi crucial la victoria, como en todos los compromisos que esperan al Decano hasta el mes de mayo.

"Es un partido importante -dijo Beto- pero como los otros que quedan hasta el final. Es el más importante ahora para nosotros, simplemente porque es el próximo. Sabemos que tenemos que hacer muchos más puntos y vamos a trabajar para eso".

Gerard tira también de una conocida frase lapidaria para resumir la situación actual: "Ni antes éramos tan malos, ni ahora tan buenos".

El futbolista catalán, una de las voces albiazules más autorizadas por su experiencia, coincide en que, tras la victoria en Montjuic, "estamos todos contentos, pero con los pies en el suelo porque seguimos estando en una situación delicada". "Un solo partido nos puede devolver a los puestos de descenso", recordó.

Gerard tiene claro que "quedan quince partidos muy importantes y ahora sólo debemos centrarnos en el Deportivo, en cuyo partido, una victoria nos proporcionaría más tranquilidad, aunque sin asegurarnos nada".

"Pero sobre todo -añadió el ex valencianista, a modo de receta- este equipo no puede perder la humildad que le caracteriza".

Y como buen equipo humilde, como apuntó Gerard, la ilusión es uno de sus motores. Ilusión por objetivos sencillos, tan elevados como victorias individuales en el campeonato y la salvación de la categoría al final del mismo. También en ello van por buen camino los recreativistas.

"El cambio de entrenador trajo ilusión al equipo la semana pasada por aquello de que todos contamos igual y los que menos han jugado aspiran ahora a hacerlo sin cortapisas, igual que los que han venido participando más. Y empezar así, con la victoria en Barcelona, ha terminado por repartir ilusión por todos lados. A nosotros y a toda la ciudad", apuntó ayer Aitor.

Sin embargo, el capitán recreativista, sabio siempre en sus declaraciones, añadió expresamente la necesidad de "ser cautos porque no hemos hecho nada".

"Esta victoria es un pequeño paso. Ha sido bueno para nosotros porque estábamos en un punto estancados, pero no nos ha asegurado nada más", dijo el futbolista vizcaíno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios