fútbol liga santander

Las Palmas toma oxígeno

  • Los amarillos ganan remontando el marcador a un muy gris Valencia

Montoya impide la progresión de Calleri, delantero de los canarios, en un lance del partido. Montoya impide la progresión de Calleri, delantero de los canarios, en un lance del partido.

Montoya impide la progresión de Calleri, delantero de los canarios, en un lance del partido. / ángel medina / efe

Las Palmas se reencontró con la victoria mes y medio después tras remontar un gol tempranero del Valencia, que perdió la ocasión de alcanzar el segundo puesto.

La primera parte se jugó a un alto ritmo y el equipo de Marcelino, con rotaciones en su once inicial tras el partido de Copa del Rey, se mostró muy superior en el aspecto físico, especialmente en las disputas individuales, de las que casi siempre salió ganador. Los visitantes se adelantaron en un saque de esquina ejecutado por Nacho Gil desde la derecha y cabeceado a la red por Santi Mina, ganándole en el salto a Mauricio Lemos.

El Valencia olía sangre cada vez que recuperaba la pelota y salía disparado hacia la portería canaria, y tuvo el segundo gol en las botas, otra vez, de Santi Mina, quien se plantó ante el portero tras un envío largo de Rodrigo, pero su remate lo tocó Chichizola y acabó estrellándose en un poste. Del posible 0-2 se pasó poco después al empate, en una de las pocas jugadas trenzadas de Las Palmas en este periodo, en la que la defensa valencianista estuvo muy contemplativa. Viera inició y terminó la jugada, fusilando por alto a Neto, tras la conexión argentina entre Peñalba, con su centro al área, y Calleri, con su pase de pecho.

El gol reactivó a Las Palmas con disparos de Jonathan Viera de falta directa atajado por Neto, y de Tana, muy alto, aunque los amarillos no pudieron disimular su nerviosismo atrás. Con una defensa muy adelantada, las llegadas del Valencia se sucedían en igualdad e incluso superioridad numérica, pero el conjunto de Marcelino, al que le faltó poso para elegir mejor el pase final, no aprovechó esa debilidad amarilla.

La segunda parte comenzó con novedades muy pronto. El árbitro señaló penalti por manos de Gabriel Paulista, quien cometió el error de insistir en una vehemente protesta al árbitro y se ganó a pulso la expulsión. Calleri, sorprendente lanzador estando Jonathan Viera sobre el césped, convirtió la pena máxima. En inferioridad numérica, la apuesta de Marcelino fue valiente, con Gonçalo Guedes en el campo y dejando a tres defensas atrás, y el partido se convirtió en un combate de tú a tú. Neto mantuvo con vida al Valencia al atajar varios remates peligrosos, pero la dupla de refresco formada por Vietto y Zaza apenas tuvo presencia ante la portería contraria.

El Valencia culminó su aciaga noche con otra expulsión, de Vezo, aunque Zaza pudo empatar en el último suspiro, con un remate que pasó cerca del palo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios