Nina resurge en Eindhoven

  • La española, que en un viernes histórico con oro de Belmonte y plata de Villaécija se colgó el bronce en 100 espalda, rebaja el récord continental en 'semis' de 50

Nina Zhivanevskaya devolvió ayer a España a la tabla de los récord internacionales al rebajar la plusmarca continental de 50 espalda en la segunda semifinal de esta prueba en los Campeonatos de Europa de Eindhoven. En cinco minutos se rebajó dos veces la mejor marca europea: primero fue la croata Sanja Jovanovic, con 28.17, en la primera semifinal y luego la española, con un tiempo de 28.13. El vigente hasta ayer estaba en poder de la alemana Janine Pietsch, desde el 25 de mayo de 2005, con un registro de 28.19. Hacía ocho años, desde 2000, que un nadador español no batía un registro internacional cuando Zhivanevskaya rebajó en Madrid el récord mundial en 50 espalda.

Minutos antes, Rafael Muñoz había batido por segunda vez el récord de España de 100 metros mariposa en las semifinales de esta prueba. Muñoz, bronce en 50 mariposa, hizo 52.66 cuando había realizado por la mañana 52.71 y entró en la final de hoy con la séptima mejor marca. Además, el nadador de Córdoba hizo la mínima olímpica que la Federación Española exige para viajar a los Juegos Olímpicos de Pekín el próximo mes de agosto. Otro español, Aschwin Wildeboer, se clasificó para la final de 200 espalda con el cuarto mejor crono, 1:58.94, por 1:57.75 del primero, el austríaco Markus Rogan, con 1:57.75.

Nina fue la protagonista española de la jornada de ayer, aunque también lo fue, pero en menor medida, el viernes, cuando se colgó la medalla de bronce en los 100 espalda. Y es que la jornada del viernes fue espectacular para la natación española, pues al margen de la medalla de Nina, Mireia Belmonte se proclamó campeona de Europa de 200 estilos y Erika Villaécija fue plata en 800 libre.

Belmonte no solo ganó, con 17 años, un título europeo, sino que lo hizo con una facilidad increíble e impropia de su edad. La nadadora de Badalona, aguantó a sus rivales en el primer 50, el de mariposa, uno de sus mejores estilos, pero en el siguiente, dijo basta y las dejó plantadas para volver a batir su récord nacional con 2:11.16. Hacía cuatro años, desde los europeos de Madrid 2004, que España no tenía una campeona continental. La última fue Erika Villaecija en el 800 libre.

En la primera final de la tarde del viernes, Erika Villaecija a punto estuvo de ganar los 800 libre. Toda entrega y corazón, la fondista española peleó hasta el final con la italiana Alessia Filippi, la rumana Camelia Potec y la suiza Flavia Rigamonti para ser segunda y dar la primera alegría al equipo nacional. La nadadora de Barcelona aguantó junto a la rumana durante toda la prueba para superarla al final, cuando la italiana que venía desde atrás y había superado a la suiza, ya estaba destacada y tocaba la medalla de oro. Villaécija logró un tiempo de 8:24.08, récord de España y una buena marca pensando en los Juegos Olímpicos de Pekín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios