Máxima regularidad

  • Trabajado El Recreativo se lleva un valioso punto en un choque vibrante y sufrido en El Madrigal Madurez Los albiazules siguen ampliando su mejor racha de la temporada con la cuarta jornada consecutiva puntuando

Ya no es casual. Cuatro jornadas consecutivas puntuando, sumando dos empates y dos victorias, éstas ante conjuntos en Liga de Campeones, aseguran unas navidades tranquiles y prácticamente hechos los deberes, pues a falta de dos partidos para terminar la primera vuelta, el Decano presenta números de permanencia holgada. Para proseguir con su racha positiva en El Madrigal, los albiazules ofrecieron otra lección sobriedad y seriedad. Queda claro que no será el más brillante ni el más espectacular del campeonato, pero ha encontrado la vía para sacar un rendimiento pleno a sus recursos.

La mejoría de las semanas anteriores es una realidad independientemente de los resultados que coseche. Bien plantado, con las líneas juntas y defendiendo con criterio, los albiazules ofrecieron una resistencia más que consistente en una primera mitad en la que, no obstante, Sorrentino tuvo un papel estelar pues las escasas oportunidades en las que el Villarreal se acercó a la meta del italiano lo hizo con mucho peligro.

Tardó mucho el conjunto de Pelegrini en tomarle el pulso al duelo. Fue así porque la disposición albiazul se lo impidió. Mucha presión en el centro del campo fue lo que se encontró el chileno. No hubo ocasiones de gol hasta rozar la primera media hora de juego. Y a pesar de ello el choque fue atractivo. Ambos imprimieron fuerza al juego, pecando en ocasiones el Recre de falta de velocidad para montar contragolpes más dañinos cuando robó el esférico. Echó en falta una mayor presencia ofensiva de Carlos Martins, demasiado ocupado en tareas defensivas.

Desesperado por la falta de alternativas en el centro, Nihat fue poco a poco escorándose a la banda diestra de su ataque, donde en compañía de Santi Cazorla comenzó a cimentar la sociedad que más complicaciones iba a crear en los minutos posteriores. Entre el asturiano y el turco se las arreglaron para hacerle la vida imposible a Poli.El primero centró en el 26 un balón envenenado que acabó en el larguero tras tocar en Iago Bouzón. Primer aviso. El segundo recibió sobre la media hora un pase interior de su compañero a la espalda del lateral. Cedió el cuero para Bruno que remató a bocajarro ante Sorrentino.

El Recre hasta ese instante se había dedicado a defenderse sin sufrir demasiado. Viendo que el Villarreal comenzaba a crear problemas, optó por dar un paso adelante e inquietar por su parte a Diego López. Para ello descargó de responsabilidades defensivas a su cerebro. Carlos Martins apareció más para crear y suya fue la respuesta albiazul. Disparo marca de la casa que salvó el meta castellonense con bastantes apuros (32').

Velocidad, lucha, fuerza... ya sólo faltaban los goles para lo que estaba siendo un buen espectáculo. No iban a tardar en llegar. Un contragolpe muy bien trenzada comenzó en las botas de Marquitos, que cedió a la entrada de Aitor por la banda izquierda. El vitoriano centró a Sinama que con su movimiento se quedó solo ante Diego López y tras regatearlo la puso atrás a Camuñas para que la empujase al fondo de las mallas (37'). Cuatro futbolistas para una acción meritoria. Poco duró la alegría la casa del pobre. Casi en plena celebración, sin cumplirse un minuto del tanto albiazul, otra acción entre Santi Cazorla y Nihat por la banda zurda recreativista acabó con el turco ante Sorrentino. Ésta vez no perdonó. Aún tuvo otra oportunidad el turco para desequilibrar el marcador con un lanzamiento de falta que se estrelló en el larguero.

Imbuidos por el trepidante espíritu del tramo final de la primera mitad, ambos conjuntos regresaron al campo a por el triunfo. El empate, justo premio a la primera parte, no saciaba las apetencias de ninguno de los contendientes.

El primero en golpear por partida doble fue el Recreativo por medio de Carlos Martins. Primero lanzó una falta que se marchó alta unos centímetros y poco después lo probó de nuevo en un disparo desde la frontal marca de la casa.

Pelegrini se la jugó en el minuto 64. Dio entrada a toda su artillería con Rossi y Mati Fernández. Buscó abiertamente la victoria y dio con ello espacios al Decano que se centró en montar un contraataque tras otro. Para reforzar su planteamiento, Víctor tiró de Barber y de Javi Guerrero. El valenciano se dedicó a taponar, mientras al delantero le correspondió la misión de conducir la salida del balón.

Con las cartas sobre la mesa, ambos equipos disfrutaron de sus oportunidades. Cygan lanzó un balón al palo, mientras Javi Guerrero remató ante Diego López. Igualados a ocasiones, no habría sido justo otro marcador que el empate. El acierto de Sorrentino ante Tomasson y del asistente en el gol anulado a Capdevila así lo certificaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios