Macías Parrales, una pesadilla para el Sporting

  • Un mal arbitraje impidió que las onubenses ganaran al Torrejón pese a dominar el partido y encarrilarlo con un gol

La polémica arbitral vuelve a protagonizar una triste página en el devenir liguero del Ceosa Sporting Club de Huelva, que perdió ante el Torrejón condicionado por la mala actuación de Macías Parrales. Este colegiado dejó al conjunto albiazul más de 60 minutos con diez jugadoras tras expulsar a Sandra por una supuesta patada en el área cuando el balón estaba parado por el lanzamiento de una falta en el lateral derecho. Además señaló la pena máxima, una jugada que sin duda determinó el resultado y provocó el desconcierto de las onubenses, que hasta esa jugada eran claras dominadoras del partido. El colegiado también se equivocó al permitir continuamente las duras entradas de las visitantes por lo que se ganó una merecida y reiterada pitada con sus actuaciones.

El choque ante los madrileñas empezó con unas jugadoras locales muy enchufadas en el partido creando continuamente jugadas de peligro. Rocío Ríos erró inexplicablemente un mano a mano con la mera visitante cuando ya se cantaba gol desde la grada. Tras esta jugada, las sportinguistas, viendo la claridad y el domino sobre su rival, aun se creció más y en varios corners ya avisaron de que el gol estaba por llegar. Ocurrió en el minuto 25, tras un saque de esquina. Esta vez la sanjuanera aprovechó su ocasión y marcó tras un magnífico remate de cabeza. Las sportinguistas vieron cómo su alegría iba a durar muy poco ya que en el minuto 37 el colegiado señaló un inexistente penalti. Las visitantes no fallaron y se encontraron con un gol sin apenas haber creado una ocasión de peligro.

En la segunda mitad curiosamente el Ceosa Sporting con una jugadora menos fue de nuevo claro dominador del partido y de las jugadoras onubenses venían las mejores jugadas. Constanza tuvo la ocasión mas clara cuando tras un fallo defensivo pudo anotar el segundo tanto pero su balón se marchó lejos del marco contrario. Las visitantes se encontraron con tres puntos a cinco minutos de final, tras una jugada sin apenas peligro. Elena cedió el balón a su portería cuando Cinta se encontraba lejos de ésta, introduciendo la central rumana el esférico en su propia puerta. El gol terminó de amilanar las esperanzas de las jugadoras onubenses y de nada valió el último esfuerzo final del equipo para salvar al menos un punto en casa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios