la consulta del especialista

Lebron, el extraterrestre

  • Me rindo ante la capacidad de sacrificio y profesionalidad del de los CAVS

LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers. LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers.

LeBron James, durante un partido de los Cleveland Cavaliers. / justin lane / RFEN

Tengo que reconocer que no soy fan de Lebron James. Su lenguaje corporal, los gestos, su altanería y el carácter apabullante que posee no son los que más me identifican con un deportista que debe ser icono de los más jóvenes, como es el caso de Rafa Nadal que lo situaría en el extremo opuesto. Dicho esto, y viendo cómo se están desarrollando los playoffs de la NBA, me rindo ante la capacidad de sacrificio y profesionalidad del jugador de los CAVS. Su equipo ha hecho una temporada mediocre sumido en la excesiva dependencia de un jugador y en la ausencia de su alter ego el año pasado, Kyrie Irving. Pero ha sido llegar la fase final del campeonato, la que distingue a los niños de los hombres, y Lebron ha despertado. En la primera ronda todo el mundo coincidió en que el alero de 2.03 metros estaba literalmente fundido, hasta el punto de tener que abandonar la cancha durante muchos minutos para recuperarse de unos calambres que no le dejaban realizar su juego. Se le vio comiendo una mandarina en el banquillo a la búsqueda de esa dosis extra de electrolitos y glucosa. Todo ello después de haber anotado 43 puntos. Tras dejar a los Pacers por el camino, su nueva víctima son los Toronto Raptors que, por el momento, han perdido los dos primeros partidos con los de Cleveland, con anotaciones de James de 26 y 43 puntos y jugando casi todo el partido. Tras preguntarle al jugador, cómo es posible pasar de estar "muerto" en un encuentro y marcar la diferencia en los dos siguientes dijo: He dormido más de 9 horas, masaje y poco más. Descanso, buena alimentación, carga de baterías. Se comenta que Lebron gasta alrededor de un millón de euros en diferentes profesionales que se encargan de su bienestar físico: preparador, nutricionista, fisioterapeutas. Y hablamos que James no es un jovencito, tiene 33 años y las cifras de su palmarés son realmente envidiables. Pero nadie es incombustible sobre todo en el deporte profesional.

Los deportistas de élite pese a su gran preparación y entrenamiento no están exentos de padecer lesiones de gravedad, sobreentrenamiento, calendarios apretados, rendir al máximo y mantenerse en la cima les sitúan en posiciones de riesgo. Rafael Nadal, Cristiano Ronaldo, Messi, Paul Gasol… la lista de deportistas de élite que cada año pasan por enfermería parece imparable. ¿Ser un 'super' atleta se ha convertido en una 'profesión de riesgo'?. Hasta el 90% de estos profesionales, según apuntan los especialistas en Medicina Deportiva, acaba teniendo alguna lesión a lo largo de sus carreras. Y muchos de ellos, además, compiten con dolor, lo que pone en jaque su salud.

La Institución estadounidense 'Freno a las lesiones deportivas' (una iniciativa puesta en marcha por la Sociedad Ortopédica Americana de Medicina del Deporte a principios de 2007 y en la que participan otras sociedades relacionadas con el mundo deportivo) reconoce: "Estamos observando una tendencia alarmante de lesiones a nivel profesional entre los jóvenes deportistas". Los cirujanos ortopédicos avisan: "el número de lesiones está alcanzando proporciones epidémicas y los jóvenes están sucumbiendo a ellas por sobreentrenamiento y por traumatismos".

El sobreentrenamiento, los calendarios apretados, la elevada exigencia que supone rendir al máximo y mantenerse a la cima, el poco descanso, son, entre otros factores, la razón de que muchos atletas sufran lesiones".

Por sobreentrenamiento se entiende la disminución del rendimiento físico que no se recupera con periodos cortos de descanso. El atleta se ve cansado y sin ánimo. Y usualmente aumenta la cantidad de entrenamiento con la creencia errónea de que así mejorará su rendimiento, una conducta que eleva el riesgo de lesiones. Hacer las mismas rutinas, los mismos ejercicios y, sin embargo, cada día, por ejemplo, corre más lento, acaba más cansado y duerme peor.

Y ¿qué hace?: incrementa la intensidad y la frecuencia del entrenamiento, que se convierte en deficiente y comienza a pasar factura en el plano anímico. El deportista se encuentra irritable, cansado, enfadado e, incluso, a veces, muestra comportamientos agresivos. En el trabajo también se puede apreciar una bajada en el rendimiento intelectual con pérdidas de concentración, despistes y fatiga mental".

Otro de los aspectos que preocupa especialmente a los especialistas en Medicina Deportiva es la salud de los atletas a largo plazo: los deportistas de élite someten tanto a su corazón y a su aparato locomotor a una demanda exhaustiva y a una sobrecarga de trabajo lo que puede conducir a la aparición precoz de artrosis",

Deportes más lesivos

-Fútbol: El sobreesfuerzo continuo, las largas temporadas (fruto del aumento de competiciones: liga, supercopa, Champions League, UEFA League, Mundial, Europeo, Copa Confederaciones…., y del interés económico que supone el futbol) acaban con la resistencia de estos deportistas, que pueden lesionarse o recaer de las mismas lesiones en diferentes temporadas, como le ha sucedido a Messi, con sus lesiones musculares, o a Canales, con su lesión del ligamento cruzado anterior.

El riesgo de padecer cualquier lesión en el fútbol profesional es de 6 a 9 lesiones por 1.000 h de exposición, lo que explica que este riesgo laboral representaría, en una empresa de 25 trabajadores, que cada mes hubiera 9 trabajadores de baja. El riesgo de lesionarse durante la competición es de 4 a 6 veces más frecuente que durante los entrenamientos. Aunque la mayoría son leves, un 10% resulta grave y puede tener secuelas. Entre un 25% y un 30% de los deportistas de alto rendimiento las padecen en algún momento a lo largo de su vida. A lo largo de una temporada, un equipo profesional de fútbol sufre una media de 20 lesiones musculares".

-Baloncesto: En Estados Unidos, este deporte es la causa más frecuente de lesiones. En España se han realizado diferentes estudios que reflejan que el esguince de tobillo es el motivo de consulta más frecuente, representando el 17%, seguido por las lesiones de la mano (9%). Estas últimas son las grandes olvidadas ya que en la mayoría de los casos se tratan mediante vendajes funcionales sin ser valoradas por el médico. En el siguiente escalón de frecuencia se encuentran las lesiones musculares, sobre todo en el sexo femenino.

Diez consejos de la Sociedad Ortopédica Americana de Medicina del Deporte

1. Realizar un examen físico de pretemporada y seguir las recomendaciones de su médico.

2. Calentar y enfriar de forma adecuada con ejercicios de bajo impacto, como caminar o montar en bicicleta.

3. Incorporar el entrenamiento de fuerza y los estiramientos, en este último caso y para que sea eficaz no se debe ir más allá del punto de resistencia y se deben llevar a cabo durante 10-12 segundos.

4. Hidratarse adecuadamente para mantener la salud y minimizar los calambres musculares. Esperar a tener sed, es un mal indicativo para la hidratación y puede llegar tarde.

5.Practicar deporte en terrenos en buenas condiciones.

6. No jugar con el dolor.

7. Usar el equipo de protección adecuado para cada disciplina.

8. Competir desde múltiples posiciones y / o durante la temporada baja para minimizar las lesiones por uso excesivo.

9. Tener en cuenta las condiciones climáticas tales como campos húmedos y resbaladizos que pueden conducir a lesiones.

10. Evitar la presión del entrenamiento. Hay que estar atento a las 'alarmas' del organismo y disminuir el tiempo y la intensidad, si el dolor aparece.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios