Kelvin prefiere no arriesgar

  • Aconsejado por los médicos, el púgil no combatió ayer en la final de Atenas

Kelvin de la Nieve prefirió no arriesgar. El púgil afincado en Huelva, que el pasado viernes logró clasificarse para los Juegos Olímpicos de Pekín, decidió ayer no presentarse a la final del torneo de Atenas de la categoría de menos de 48 kilogramos (minimosca).

Aconsejado por el cuerpo médico de la selección española el boxeador onubense no combatió ayer ante el subcampeón del mundo, el húngaro Pal Vedak, debido a unos problemas físicos que arrastra en la muñeca derecha.

De la Nieve, no obstante, regresará a Huelva con la alegría de haber alcanzado su gran sueño: estar en Pekín 2008. Con ello ha culminado un largo camino en el que supo sufrir y trabajar muy duro.

De la Nieve no será el único representante onubense en los Juegos, donde también estarán la gimnasta Verónica Ruiz y el árbitro Francisco Alloza.

A sus 21 años este joven boxeador, nacido en la República Dominicana pero afincado en Huelva desde que era un niño, posee un palmarés envidiable, con varios títulos nacionales sénior.

Tras intentar su pase a los Juegos primero en el Campeonato del Mundo de Chicago (EE UU), donde fue apeado por el número uno de Europa, el francés Nordine Oubaali, luego lo intentó en Pescara (Italia), donde volvió a caer eliminado a los puntos en un combate frente al polaco Lucas Maszczyk. Pero no se vino abajo y se esforzó aún más para preparar el Preolímpico de Atenas. Allí, hasta las semifinales, De la Nieve doblegó al lituano Marius Vysniaukas y al ingles Langley Darran en las rondas previas. Luego, en la pelea decisiva, se deshizo del veterano macedonio Mumín Veli.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios