Kelvin de la Nieve logra el pase a Pekín

  • Su victoria por puntos ante el veterano Mumín Veli en las semifinales le permite hacer realidad su gran sueño

Comentarios 5

Objetivo olímpico cumplido. Kelvin de la Nieve disputará los próximos Juegos Olímpicos de Pekín 2008. El camino hasta lograr el pasaporte comenzó en octubre del pasado año. Ha sido largo y duro pero la constancia, afán y profesionalidad de este joven púgil le han llevado a conseguirlo.

Y ha tenido que ser precisamente en Atenas, en el Preolímpico, donde ha logrado el pasaporte que todos los deportistas buscan y muy pocos, sólo los elegidos por su calidad, alcanzan. Pese a su juventud, llevaba ya muchos años intentándolo y preparando el momento de poder lograrlo. 2008 fue su año.

La carrera en busca de Pekín comenzó de forma directa en el Campeonato del Mundo en Chicago. Allí, el francés Nordine Oubaali, número uno de Europa, le cerraba el paso a su clasificación por un escaso margen de puntos. Al púgil onubense le faltó subir el último escalón pero no pudo ser.

A continuación, lo intentó en Pescara (Italia), donde luchó como un 'jabato' pero, de nuevo, se quedó sin subir el último obstáculo. En esa ocasión, el polaco Lukas Maszczyk, en aquél momento número cinco de Europa, fue el que lo dejó sin poder embarcarse al viaje más bonito para un deportistas, los Juegos Olímpicos.

Pero Kelvin de la Nieve no es propenso al desánimo y cuando cae tiene a su maestro Beni Alloza, que lo pone nuevamente arriba de moral y de fortaleza física. Y con esa fe acudió a intentar aprovechar su última oportunidad para estar en Pekín, el Preolímpico de Atenas.

Su primer enfrentamiento ante el lituano Marius Vysniauskas lo solventó casi sin despeinarse. Eso le hizo pensar en su siguiente rival, que peleaba en el ring de al lado, donde el inglés Darren Langley, su siguiente rival, vence al veterano Pinto.

Kelvin sube enteros y gana la pelea anglo-española a los puntos y comienza a pensar que sólo le queda un escalón y que como dice el refrán 'a la tercera va la vencida'. En el gimnasio, el púgil de Huelva trabaja para quitarse nervios, consciente de que puede ganarle al veterano Mumín Veli, que hace unos años, cuando Kelvin iniciaba su carrera internacional, le había ganado. En Atenas tenía que ser, la madre de los juegos le dió el último aliento y el pasaporte. El veterano macedonio Veli no pudo con el onubense y cayó finalmente a los puntos (13-9).

Objetivo cumplido, con un largo camino, pero que ahora ya no recuerda. Sólo que ha subido el último escalón, el que se resistía, directo a Pekín 08. Su última mirada antes que el referee le levantara el brazo fue buscando a su maestro, Beni Alloza. No lo encontró pero sí al otro olímpico onubense de este deporte, Paco Alloza. Minutos después se abrazaban. Pekín es el destino de ambos. En Huelva revuelo en el gimnasio. Todos aplauden a Kelvin.

Hoy el boxeador onubense intentará ser el mejor del preolímpico. Se enfrentará en la final al subcampeón del mundo, el húngaro Pal Bedak. Kelvin quiere volver con el oro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios