Frente al maleficio de Riazor

  • El Real Madrid regresa a un campo 'maldito' para jugar ante un Deportivo en alza

El Deportivo de La Coruña tratará de aferrarse al buen momento de juego y resultados por el que atraviesa, el mejor de la temporada, para prolongar el maleficio que persigue al Real Madrid en Riazor, donde los blancos no vencen en Liga desde noviembre de 1991.

No obstante, los gallegos desconfían de la estadística y prefieren agarrarse a las buenas sensaciones dejadas en sus dos últimos compromisos en La Coruña, con victorias sobre Espanyol (2-0) y Sevilla (2-1), así como al empate cosechado el pasado domingo ante el Valencia en Mestalla, en un partido en el que los blanquiazules perdían por 2-0 tras disputarse los primeros 25 minutos.

Lafita y Wilhelsson han aportado la profundidad necesaria al sólido entramado que ha tejido Miguel Ángel Lotina, desde la inclusión de un tercer central, el madrileño Pablo Amo, en la línea defensiva, un sistema que ha permitido al Deportivo salir de los puestos de descenso.

Mientras, el líder llega a Riazor con un objetivo firme, romper la estadística más negativa que arrastra en cualquier estadio de España y certificar un triunfo que le acerque al título.

El Real Madrid ha pasado de la depresión a la calma. De la dura eliminación europea, ante la Roma en Liga de Campeones, a un triunfo sufrido ante el Espanyol que cobró aún más importancia tras el fallo del Barcelona en su estadio ante el Villarreal. Los ocho puntos de distancia han devuelto la tranquilidad.

Regresos como el de Wesley Sneijder al equipo titular son claves para Schuster, que lamenta la cantidad de bajas que tuvo en un momento clave de la temporada. El centrocampista holandés volvió a jugar unos minutos ante el Espanyol, para cambiar el ritmo del partido, y en Coruña regresará a la titularidad.

Sin embargo, la preocupación del técnico madridista está en el estado de Robinho. La lesión de Robben precipitó su regreso y aún no está al máximo. Schuster duda si mantenerle de titular o introducirle en la segunda mitad, como hizo en Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios