Flamenca y muy taurina

  • La Vuelta parte del circuito de Assen, en Holanda, con una terna de favoritos formada por Valverde, Andy Schleck y Basso · La segunda semana, con cinco finales en alto en el Levante y Andalucía, será clave

El circuito holandés de Assen, la catedral del motociclismo de velocidad, ofrece su mítico asfalto para lanzar la 64 edición de la Vuelta a España, en la que Alejandro Valverde, a falta de Alberto Contador, que no defenderá este año su título, dispondrá de una gran ocasión para estrenarse en una de las grandes por etapas.

Valverde, de 29 años y cargado en su palmarés de grandes triunfos en clásicas de un día y pequeñas vueltas, se presenta con el cartel de favorito y con ganas de demostrar algunas cosas tras su exclusión del Tour debido a la sanción del CONI italiano por su presunta implicación en la operación Puerto. Pero no será el único candidato en una Vuelta con aires flamencos y una terna de favoritos que encabeza el murciano. Tras él aparecen en las apuestas el italiano Ivan Basso (Liquigas), cuarto en el Giro tras cumplir dos años de sanción por dopaje, y el luxemburgués Andy Schleck, una de las atracciones de la prueba tras el segundo puesto en el Tour y quizá el mayor rival del español. Sin embargo, no conviene olvidar a otros subalternos como el australiano Cadel Evans, y los españoles Samuel Sánchez (Euskaltel), campeón olímpico, y Ezequiel Mosquera (Xacobeo).

En la lista de esprínters falta el Usain Bolt del ciclismo, esto es, el británico Mark Cavendish, el de las seis victorias de etapa en la ronda gala. Así, Óscar Freire, triple campeón mundial, prepara el asalto a su cuarto maillot arco iris ante rivales como el belga Tom Boonen, el estadounidense Tyler Farrar, el australiano Simon Gerrans y el italiano Daniele Bennati, entre otros.

La Vuelta más internacional de la historia está repartida en 21 etapas y 3.266 kilómetros, y es la primera que se pone en marcha fuera de la península ibérica (en 1997 la prueba comenzó en Lisboa). El circuito de Assen será el escenario de la primera etapa, una contrarreloj corta, de 4,8 kilómetros, donde el suizo Fabian Cancellara está llamado a estrenar el jersey oro.

En total van a salir de Assen 198 corredores de 22 equipos, entre ellos seis españoles: el Caisse D'Epargne, el Euskaltel Euskadi y el Fuji Servetto, de la lista Pro Tour, y el Andalucía Cajasur, el Contentpolis Murcia y el Xacobeo Galicia, como invitados.

El recorrido ofrece mucha montaña, a pesar de que se han quedado fuera los puertos asturianos y pirenaicos, y poca contrarreloj. Los escaladores se frotan las manos con cinco finales en alto concentrados en la segunda semana. Esperan las cimas valencianas y andaluzas. Por este orden Aitana, Xorret de Catí, Alto de Velefique, Sierra Nevada, techo de la Vuelta, y La Pandera. Por contra, los grandes rodadores dispondrán sólo de 60 kilómetros contra el crono.

La primera semana transcurrirá durante tres días por Holanda y uno por Bélgica, con llegada a Lieja, que se convertirá en la única ciudad que haya acogido etapas del Tour, el Giro y la Vuelta. Serán jornadas con el genuino sabor ciclista y aroma de clásicas en países donde la bicicleta es uno de los instrumentos más comunes en la vida cotidiana. Sencillamente, el principal medio de locomoción. Tras el paseo europeo el pelotón se trasladará el 1 de septiembre a Tarragona.

La segunda semana se inicia con la ascensión del Alto de Aitana, que hará la primera selección, y decidirá la carrera con tres finales consecutivos en alto en Andalucía (Velifique, Sierra Nevada y La Pandera), donde se desarrollará la batalla decisiva. La tercera semana rodará por la Meseta Central, con etapas que podrían prestarse a las emboscadas, y con una contrarreloj el penúltima día en Toledo, de 26 kilómetros, que podría aclarar el podio final, si no lo está ya.

En definitiva, una Vuelta original, vestida de faralaes y que estrena director: Javier Guillén, que anunció "tolerancia cero" con el dopaje, cuya prevención costará 250.000 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios