Enésima demostración de coraje y pundonor del CB Huelva

  • El equipo onubense virtualmente logra la permanencia tras ganar a La Laguna

Otra lección de pundonor y coraje. El Ciudad de Huelva prácticamente certificó ayer su permanencia en la Adecco LEB Oro, aunque no de forma matemática, al imponerse con toda justicia al Ciudad de la Laguna tinerfeño. El partido de ayer fue de los que hacen afición y los escasos seguidores que acudieron al Palacio de los Deportes disfrutaron de lo lindo con el triunfo de su equipo, que sólo pudo disponer de ocho jugadores. Y es que el CB Huelva no sólo derrotó al equipo canario. También supo sobreponerse a una desconcertante labor de los colegiados, que crisparon los ánimos del respetable con sus desconcertantes decisiones utilizando una vara de medir diferente para unos y otros.

Ambos conjuntos saltaron a la cancha algo dormidos y erraron sus primeros ataques. Darius Silinskis, cuando ya se había cumplido alrededor de minuto y medio, igualaba la canasta inicial de los visitantes, obra de Alberto González.

El cuadro local dio el primer estirón y logró una pequeña ventaja por medio de Éric Sánchez (14-6, minuto 5), tras un triple anterior de Cameron Bennerman. Pero el conjunto tinerfeño, que tiene como objetivo el clasificarse para disputar las eliminatorias de ascenso, consiguió en un minuto endosarle a los blanquiazules un parcial de 0-8 que igualaba de nuevo la contienda (14-14).

Entonces los espectadores ya comenzaban a indignarse con la actuación de Uruñuela y Guillán, que tardaron más de siete minutos en señalar la primera falta personal a los visitantes. En cambio al cuadro onubense ya le habían pitado siete.

En los últimos compases del primer cuarto Bennerman encadenó dos triples que permitieron a los locales tener una ligera renta (24-22).

En el segundo periodo continuó la igualdad. El marcador del encuentro parecía moverse con una goma, dadas las alternativas que había por parte y parte. El público aumentó su descontento con la actuación arbitral. Y es que la estadística no mentía: en el minuto 14 sólo a Ugonna Onyekwe le habían señalado tres personales, más que a todo el conjunto visitante.

Fede Van Lacke, a la postre uno de los más destacados, llevaba la batuta en el aspecto ofensivo. El argentino, que se marchó al descanso con 13 puntos, acabó el encuentro siendo el jugador más valorado al anotar 21 puntos y capturar 9 rebotes. Por los visitantes era Levi Rost el que creaba más problemas a la defensa local permitiendo que su equipo se marchara al descanso perdiendo sólo por cinco puntos (49-44).

Tras la visita a los vestuarios el Ciudad de Huelva apretó el acelerador y logró una ventaja de nueve puntos (55-46, minuto 24) tras un triple de Antonio Morón. Pero los tinerfeños se negaron a bajar los brazos (55-51). Una antideportiva señalada a Levi Rost tras una clara personal sobre Van Lacke volvió a abrir la brecha, que se amplió con un triple convertido por el escolta (61-53). Pepe Rodríguez volvió a 'dar un máster' de cómo gestionar a la perfección recursos limitados rotando con sabiduría a sus jugadores. El equipo onubense seguía por delante y entró en el último cuarto ganando por seis puntos (68-62).

La última entrega del partido fue espectacular. Los blanquiazules parecieron despegarse definitivamente cuando Bennerman machacaba el aro rival (75-64, minuto 34). Poco después Onyekwe perdió los nervios y fue eliminado tras encadenar dos faltas personales consecutivas.

El Ciudad de La Laguna se acercó (75-70, 79-74), pero los locales supieron templar los nervios y, amparados en una buena defensa, lograron no sólo ganar el partido, sino también el basket-average a su rival.

Al final los aficionados despidieron a los jugadores con palmas y una gran ovación, premiando así su gran trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios