El Cruceño se mete en apuros al tropezar con Los Rosales

Un lance del encuentro de ayer entre Los Rosales y el Atlético Cruceño. Un lance del encuentro de ayer entre Los Rosales y el Atlético Cruceño.

Un lance del encuentro de ayer entre Los Rosales y el Atlético Cruceño. / p. acosta

El Cruceño perdió ayer en su visita al barrio capitalino de Los Rosales y con esta derrota se queda sin parte del colchón de puntos que le separaban de su inmediato perseguidor, el Riotinto, que venció ante el Aljaraque.

En cuanto a lo sucedido sobre el césped, el conjunto local salió en tromba. Tal es así, que en el primer ataque Senén Anarte estuvo cerca de abrir el marcador. En el córner posterior a esa jugada, un centro cerrado al primer palo es rematado por Edson, estableciendo el 1-0 en el marcador. Los locales no bajaron el pistón y desarbolaban por completo la defensa visitante, algo desdibujada en el inicio del choque.

En el minuto 13, el extremo Moi se planta solo ante Juanjo, que abortó el gol con una gran parada. La única aparición por el área local del Cruceño en estos primeros 15 minutos fue un tiro cruzado de Fran que se fue algo desviado. Tras esta jugada el equipo de la capital se volvió a aproximar con peligro al meta Juanjo, cuando el Ismael recorta dentro del área y su disparo golpea en el palo.

Poco a poco los visitantes se fueron estirando y empezaron a merodear el arco rival. Poco antes del descanso, en el minuto 41 un servicio raso desde la izquierda de Arrazola es enviado a gol por Rafa Donoso, lo que supondría la igualada en el marcador.

Tras el descanso, la tónica fue la misma que en el inicio del partido. Los locales creaban mucho peligro cada vez que se acercaban a la portería defendida por Juanjo, hasta que en el minuto 69 una gran jugada de Antonio, que dribló adversarios hasta la línea de fondo, permitió que el balón llegara de forma atropellada hasta Edson, que marcaría el segundo de su equipo y de su cuenta particular. Buscaron el tercer gol los atacantes capitalinos y casi lo logran dos minutos después con un tiro de Chico al larguero.

Hasta el final del encuentro los visitantes, sabedores de la importancia de lograr al menos un punto, lo intentaron con más corazón que cabeza, pero no llegaron a inquietar en exceso a Cristian.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios