¡Brillantes!

  • Carolina Marín y Enrique Morales reciben el cetro provincial de 2009 en una gala que entregó 59 distinciones entre los deportistas onubenses

Comentarios 1

Carolina Marín y Enrique Morales ya son oficialmente los reyes del deporte onubense de 2009. El acto de entrega de los Galardones Deportivos Provinciales coronó ayer a los dos jóvenes como los mejores deportistas del presente año, entre una nómina de premiados entre los que se entregaron 59 distinciones. La más emotiva, sin duda, la concedida, a título póstumo, al periodista Santiago Cotán-Pinto.

El Gran Teatro de la capital reunió a una gran representación del deporte onubense, con algunas ausencias, pero por motivos tan justificados como para seguir agrandando el palmarés.

No pudo estar el atleta Enrique Morales, mejor deportista masculino del año, al que su madre tuvo que recoger el premio por encontrarse disputando una competición en Arabia Saudí. Tampoco estuvo presente otra de las grandes promesas onubenses, el palista Álvaro Robles, quien ya se encuentra en Colombia para participar en el Mundial junior de tenis de mesa.

Distinto fue el caso de Carolina Marín, campeona de Europa de bádminton y ganadora el domingo del Internacional de Irlanda, argumentos más que sobrados para coronarse como mejor deportista femenina del año.

La jugadora del IES La Orden, de sólo 16 años, fue la reina indiscutible del acto, en el que también fue premiado su club y su compañera de dobles Ana Mª Martín.

Los mejores deportistas con discapacidad estuvieron también presentes sobre el escenario del Gran Teatro, donde recibieron un sonoro y vistoso aplauso en reconocimiento a su espíritu de superación.

El futbolista Chema Benabat y la nadadora Marina Rodríguez fueron merecedores de tal distinción y protagonizaron uno de los momentos más emotivos de la gala.

Sin embargo, el que se vivió con más intensidad entre todos los asistentes vino con la concesión de una mención, a título póstumo, a Santiago Cotán-Pinto, fallecido el pasado verano después de dedicar casi toda su vida a informar y apoyar al deporte onubense. Su viuda, Juanita, y sus dos hijos recibieron, emocionados, el cariño de los presentes.

El contrapunto lo puso el premio a la gimnasta Elsa Domingo, jaleada por sus compañeras del Rítmico Colombino, que hicieron una exhibición durante el acto.

La gala estuvo presidida por el delegado del Gobierno de la Junta en Huelva, Manuel Alfonso Jiménez, y por la presidenta de la Diputación, Petronila Guerrero, y contó con la participación activa de todas las delegaciones federativas de la provincia onubense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios