Zaragoza | recreativo · la previa

Bola de partido para el Recre

  • Definitivo Un triunfo de los onubenses significaría dar un salto de gigante en la lucha por la permanencia Abismo La derrota colocaría al Real Zaragoza con un pie y medio en Segunda División, por lo que le va la vida en el choque

Comentarios 8

Una final. Y ésta vez de verdad. Los técnicos, los aficionados y los periodistas suelen (solemos) acuñar con tanta frecuencia el término que a veces éste pierde su verdadero sentido trascendental. Una final es aquel partido cuyo resultado es definitivo y vinculante, detrás del cual todo queda marcado de forma irremediable en el futuro.

Pase lo que pase en La Romareda, el día después del duelo de esta tarde será diferente para uno o para otro. Si gana el Recreativo habrá dado un salto de enorme dimensión en su lucha por la permanencia. Tendrá seis puntos más el tanteo particular y cinco partidos por delante para mantener una renta tan cómoda. Casi estará salvado. El Zaragoza por su parte sabe que es el último tren para aferrarse a la Primera División. Si no gana, sólo le quedará rezar y esperar los errores albiazules. Esto sí es una final para los dos implicados.

Media Liga estará pendiente de lo que suceda en Zaragoza. Son muchos los equipos que saben que la victoria onubense prácticamente condena a los zaragocistas al infierno el año de su 75 aniversario y con la mayor inversión de su historia. Frente a esto, el presupuesto más modesto de la categoría. Dos filosofías y dos formas de entender el fútbol.

El Recreativo de Huelva buscará apuntalar su salvación en la categoría. Es consciente de que caer sería dar vida a un rival que llega muerto a la cita. Mientras los albiazules han sumado 15 de 30 puntos posibles, los locales han ganado un partido en este tiempo. Las trayectorias son totalmente opuestas. Están distanciados por tres puntos, aunque al tratarse de una visita se equilibran las fuerzas, puesto que los onubenses han sumado sólo 16 de los 37 puntos que han disputado lejos del Nuevo Colombino.

Zambrano no llegará sobrado a un choque tan trascendental. La zaga está en cuadro. De los numerosos defensas que tiene lesionados, sólo Iago Bouzón viaja con la expedición recreativista, en la que también figura el filial Pablo Oliveira, polivalente zaguero de la cantera que puede actuar tanto de lateral derecho como de central, que ha realizado las dos últimas pretemporadas con el primer equipo y con el que debutó la pasada temporada en Riazor ante el Deportivo, coincidiendo con la mayor goleada albiazul de la historia en Primera División fuera de casa.

El central Quique Álvarez sigue con molestias en la rodilla izquierda y el uruguayo José Martín Cáceres aún no cuenta con el alta médica por otra lesión. Ambos se han quedado en Huelva.

Por esta razón, las únicas novedades que presentará el Recreativo de Huelva en Zaragoza estarán en la defensa, que estará compuesta por Edu Moya, Beto, Iago Bouzón y Dani Bautista, éste último en sustitución del sancionado Poli. El resto del bloque será el mismo que ha disputado las últimas jornadas y que tan buenos resultados han dado.

La pareja atacante que forman Marco Ruben y Sinama atraviesa un gran momento. Ambos están viendo puerta con facilidad. El argentino le hizo dos tantos la última jornada al Barcelona y el francés le dio los tres puntos a los suyos en la última salida. Si fueran capaces de dar un susto a las primeras de cambio, el ambiente en La Romareda podría volverse irrespirable para los locales. Hace quince días el Betis se beneficiaron de esta misma circunstancia y se llevó el partido con mucha tranquilidad. El reloj puede ser un aliado más de los intereses recreativistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios