fútbol liga santander

El Barça también gana sufriendo

  • Los de Valverde remontan con polémica a un Alavés que se adelantó por medio de Guidetti y que mereció más

  • Los vitorianos reclamaron un penalti por mano de Umtiti casi al final

El argentino Leo Messi lanza la falta que supuso el 2-1 del Barcelona. El argentino Leo Messi lanza la falta que supuso el 2-1 del Barcelona.

El argentino Leo Messi lanza la falta que supuso el 2-1 del Barcelona. / enric fontcuberta / efe

El Barcelona le dio la vuelta a la situación, por medio de Luis Suárez y Leo Messi, para ganar a un combativo Alavés (2-1), que dominó el marcador hasta el minuto 72, un triunfo sufrido y que permite a los de Ernesto Valverde mantener su ventaja al frente del campeonato. Los vitorianos, el último equipo que ganó en el Camp Nou en la Liga (10 septiembre 2016, 1-2), fueron valientes y se quedaron con la miel en los labios. Con el 2-1, los alavesistas reclamaron en el minuto 87, un penalti por mano de Umtiti tras un disparo de Munir.

La entrada de inicio de Coutinho le dio más consistencia al ataque, aunque los de Valverde notaron en exceso la ausencia de Busquets en la circulación. Tenía el balón el Barça y llegó la primera ocasión por medio de un robo de Digne y un remate demasiado cruzado (7'). Advirtió Luis Suárez después de una combinación vertiginosa entre Iniesta y Leo Messi, pero el Alavés avisó a la contra.

Los del Pitu Abelardo, un viejo conocido en el Camp Nou, jugaron sus bazas con la velocidad de Sobrino y de Ibai, aunque Ter Stegen (16') hizo alarde de su gran juego en el uno contra uno.

Los problemas del Barça se centraron en la defensa. Piqué tenía dudas y Umtiti no estaba fino. Además las coberturas de Rakitic no llegaban y con campo por delante, los alavesistas se encontraron en el mejor de los escenarios. Y así llegó el 0-1. En una incorporación al ataque de Umtiti, una pérdida y una rápida transición que concretó Guidetti con fortuna (23'). El plan del Alavés había funcionado y aún pudo incrementar su ventaja en un remate de Sobrino salvado por Ter Stegen (26').

A partir de entonces, el Barça puso una marcha más. Luis Suárez ya había tenido una buena ocasión en un remate detenido por Pacheco (21'), posteriormente Iniesta también la tuvo (29') y las dos siguientes oportunidades las tuvo Messi en acciones a balón parado, especialmente en una falta que salvó Pacheco entre su mano y el palo (43').

El técnico azulgrana le dio un giro a la situación de una manera curiosa. En el minuto 52, puso en juego a sus dos laterales titulares: Sergi Roberto y Jordi Alba, que son además los mejores asistentes del equipo, por Semedo y Digne, esperando darle un vuelco al partido. Pero la mejor ocasión fue de nuevo para el Alavés, en una contra lanzada por Guidetti en la que intervino Ibai y que Duarte no concretó ante la acción de Piqué (62').

El Alavés, lejos de conformarse con el 0-1, siguió fiel a su libro de estilo. Pero para entonces, los azulgrana ya eran más precisos y encontraron más espacios en las transiciones. En una de ellas, Messi habilitó a Suárez y Pacheco evitó el empate (68') y poco después Paulinho tampoco acertó desde el área pequeña (70') en una acción salvada por el meta y Duarte bajo palos.

La inercia del partido invitaba al empate y llegó en una jugada por la izquierda de Iniesta y un centro al segundo palo donde Luis Suárez empalmó a la red (1-1, 72'), su octavo partido consecutivo marcando. Desde entonces y hasta el final, el Barça apretó los dientes, el Alavés cada vez estaba más arrinconado. En la recta final del partido, Messi marcó el 2-1 en el 84 en un magistral lanzamiento directo de falta que superó a Pacheco, una acción que nació tras una falta sobre Alcácer, que volvía desde una posición en fuera de juego.

Poco después, los vitorianos reclamaron un penalti por mano de Umtiti tras un remate de Munir en la última acción de peligro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios