Alonso sale desde atrás

  • Raikkonen y Hamilton, favoritos en el Mundial que arranca en Australia debido a la inferioridad mecánica de Renault, que quiere sorprender con un alerón en 'W'

Hay algo de lo que nadie duda: Kimi Raikkonen y Lewis Hamilton son esta temporada los favoritos absolutos al título de campeón del mundo de Fórmula 1. Fernando Alonso, bicampeón mundial, estará al acecho, pero en clara inferioridad técnica tras su regreso a Renault.

Sobre Ferrari llueve la mayor parte de las apuestas, más que a favor de McLaren-Mercedes, el más encarnizado rival del cavallino rampante. Detrás, a gran distancia, BMW, Williams, Red Bull y Renault, en lucha por el tercer puesto. Ése es el cuadro de situación inicial antes de que se inicie el campeonato este domingo en Australia y después de los intensos ensayos habidos en pretemporada.

"Doy a Kimi Raikkonen las mejores posibilidades", opinó el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, que cree que el defensor del título será de nuevo campeón mundial.

Un final tan excitante como el del año pasado parece irrepetible, porque el doble campeón español, Alonso, tras las eternas rencillas con su compañero de equipo Lewis Hamilton y con McLaren-Mercedes, retornó arrepentido a Renault, donde ahora no dispone de un coche plenamente competitivo.

Alemania sigue siendo el número uno en cuanto al número de pilotos. Pero el quinteto formado por Nick Heidfeld, Nico Rosberg, Timo Glock, Sebastian Vettel y Adrian Sutil no tiene posibilidades de llegar muy arriba. Por vez primera en 18 años no habrá ningún Schumacher en la parrilla tras la retirada de Ralf.

"Queremos ganar y defender los dos títulos", dijo Raikkonen, piloto de Ferrari, planteándose ambiciosos objetivos. "McLaren-Mercedes será de nuevo sin duda nuestro más duro rival", agregó.

El finlandés de 28 años espera que la verdadera relación de fuerzas se evidencie tras un par de carreras, pero confía, sin embargo, en que las cosas estén más claras que el año pasado. Cuando ya se le daba por derrotado, el sucesor de Michael Schumacher en Ferrari se benefició de la permanente disputa y los errores tácticos cometidos por las flechas de plata en el sprint final. En el Gran Premio de Brasil, Iceman se impuso con un punto de ventaja sobre Hamilton y Alonso, los compañeros, que no amigos, de McLaren.

Habrá que esperar para ver cómo digirió la escudería británica la pérdida del título debida en gran parte a su propia culpa. Además, las especulaciones sobre un relevo del jefe de equipo, Ron Dennis, no contribuyen a mejorar el clima, aunque se quiera pasar página al escándalo de espionaje del pasado año.

Hamilton asegura que ha superado y dejado de lado lo pasado: "Me siento más fuerte que en 2007. Hacemos todo lo posible para alcanzar nuestros objetivos". En otras palabras: quieren el desquite por la pérdida del título de pilotos y del de constructores por la dura sentencia de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) por el espionaje.

"Los chicos del año pasado serán sin duda de nuevo los rivales más duros", pronosticó el subcampeón mundial, de 23 años.

La lucha por el tercer lugar será posiblemente más excitante que el esperado duelo en la cúspide. BMW evidenció algunos puntos débiles en los ensayos. "Todavía no estamos donde queremos. Pero pienso que somos la tercera fuerza", dijo Heidfeld. "La primera victoria es nuestro objetivo", agregó.

Williams hizo grandes progresos con su mejor piloto. "El nuevo coche lo hace todo mejor que el viejo", resumió Nico Rosberg. "Con suerte puedo conseguir un lugar en el podio", agregó.

Por eso peleará también Alonso, aunque no por el momento. "Podemos salir séptimos, el podio no es un objetivo, es un sueño", dice lacónico el español, que espera, sin embargo, que su coche mejore con el devenir de un campeonato, este de 2008, que tendrá como principal novedad técnica la ausencia del control electrónico de tracción, que se espera que se traduzca en más errores humanos del piloto, en más emoción.

Empero, el Renault de Alonso lucirá un alerón en forma de W o ala de gaviota con el que pretende ganar unas tres o cuatro décimas por vuelta para minimizar su desventaja. Los ingenieros lo han probado en el túnel de viento y, quizá, a semiescondidas en Barcelona.

Pero más allá de eso, si por algo destaca la nueva temporada de la Fórmula 1, con 18 grandes premios, es por la presencia de dos trazados urbanos más, además del mítico de Montecarlo. Valencia, en agosto, albergará el Gran Premio de Europa, que hará que España, empujada por el boom Alonso, sea el único país con dos carreras. El 28 de septiembre será un día histórico. Singapur será la sede urbana del primer gran premio nocturno. Será el comienzo de una tendencia que Ecclestone quiere perpetuar los próximos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios