cómics

Érase una vez...

  • Jan fue el elegido por Bruguera para dibujar a Pulgarcito, inspirado en los relatos de Perrault y de los hermanos Grimm. El autor dio dignidad a la literatura infantil.

El 'Pulgarcito' de Jan. El 'Pulgarcito' de Jan.

El 'Pulgarcito' de Jan.

Los cuentos infantiles suelen comenzar con la fórmula Érase una vez... En esta ocasión, traemos a Pulgarcito, de Jan, que es el menor de seis hermanos y vive sus aventuras entre la realidad y la ficción de la literatura infantil.

Entre los años setenta y ochenta, la Editorial Bruguera tenía por costumbre que las cabeceras semanales de la casa tuviesen el nombre de los personajes de más éxito, aunque su contenido era variado, compartido por el titular con otros personajes menos conocidos. Así, se publicaban diversos semanarios como Mortadelo, Zipi y Zape, Lily

En el año 1981, Editorial Bruguera decidió comenzar una nueva etapa de la mítica revista Pulgarcito. Como no había ningún personaje de la casa con ese nombre, decidieron llevar a cabo el proceso inverso: pedírselo a sus autores punteros. El proyecto más atractivo sería el protagonista de la historieta principal de la revista y al mismo tiempo su mascota de cabecera.

El elegido fue el que presentó Jan, el autor de SuperLópez: un niño inspirado en el cuento homónimo de Charles Perrault, pero traído a la época y entorno actual, que es la del lector.

Pulgarcito es el más pequeño de seis hermanos, en lugar de siete como en el cuento. Los demás hermanos del Pulgarcito de Jan son cinco gemelos cuyos nombres empiezan por cada una de las vocales. Así, los cinco niños mayores se llaman Agapito, Elías, Isidoro, Óscar y Ulises.

La mascota de Pulgarcito es el gato Medianoche, un recurso narrativo para el protagonista, que al ser pequeño necesita a alguien que dé lugar a diálogos y un patrón de medida (son del mismo volumen).

El padre de Pulgarcito es cartero de profesión y la familia vive en un piso más bien modesto deuna ciudad de tamaño regular con sus autobuses, taxis, tiendas o grandes almacenes, en la cual se definen personajes secundarios: el guardia, el señor alcalde, etcétera... Todo más o menos como la mayoría de los lectores de tebeos.

Tanto los padres como los hermanos de Pulgarcito son secundarios. Los mellizos son indecisos, quedan en segundo plano, y no saben salir de los líos que puedan tener, como en el cuento.

En las calles, las tiendas, el colegio y los demás escenarios de esa ciudad se movería Pulgarcito al principio, para que el lector se familiarizase con él antes de ponerlo a correr aventuras a lo largo del mundo, pero de manera que siempre regresase a su ciudad, al colegio, a recuperar clases... excepto en época de vacaciones, claro.

Más que la familia de Pulgarcito, coprotagoniza la serie el Señor Ogro, que parece temible pero que en el fondo tiene muy buen corazón, aparte de ser un gran científico. Su mal genio es aplacado por la otra coprotagonista, su hija Trini, amiga de Pulgarcito. Con la máquina del tiempo del Señor Ogro, Pulgarcito y Trini recorren diferentes épocas, desde la Prehistoria hasta la Edad Media.

En realidad, Jan toma a Charles Perrault como base, pero también coge algunos elementos de las dos versiones de Pulgarcito de los hermanos Grimm. Y no sólo eso, adapta en cada entrega un clásico de la literatura, como Hans el de la suerte (también de los hermanos Grimm), Las zapatillas rojas (de Hans Christian Andersen), Peter Pan (de James Matthew Barrie), Puck el gnomo (uno de los protagonistas de Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare), Robin Hood (tomando elementos de diversas adaptaciones de este personaje de leyenda), el clásico Aladino y la lámpara maravillosa (de Las mil y una noches), El libro de la selva (de Rudyard Kipling), Los viajes de Gulliver (de Jonathan Swift), etcétera…

Además, Pulgarcito estuvo en las carabelas de Colón, en el País de las Maravillas de Lewis Carroll, y en muchísimos cuentos y lugares históricos más.

Con esta obra, Jan quiso dignificar la literatura infantil con la realización de estas historietas, unas verdaderas joyas.

Ya que tanto el dibujo como los guiones y el entintado los realiza él mismo, y la periodicidad de la publicación es semanal, Jan se ve obligado a entregarse a un trabajo extenuante y a paralizar por completo la producción de SuperLópez.

Tras dos años de trabajo en esta publicación, Jan deja la serie, que es continuada durante un breve período y hasta su cierre por su hijo mayor Juanjo, mientras que Jan volvió a SuperLópez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios