En libertad con cargos el escolta acusado de abusar a una menor

  • El agente fue arrestado en su puesto de trabajo en unas dependencias municipales. El juez le ha impuesto una orden de alejamiento de 500 metros.

Comentarios 6

Un Juzgado de Sevilla ha dejado en libertad con cargos y ha impuesto una orden de alejamiento de 500 metros a un agente de la unidad de escoltas de la Policía Local de Sevilla que fue detenido este mismo lunes por un presunto delito de abusos sexuales a una menor de 13 años de edad.

El policía arrestado lleva muchos años adscrito a la unidad de escoltas en del Ayuntamiento de Sevilla. La noticia de la detención de este escolta supuso un verdadero mazazo en el Consistorio, ya que el arresto se produjo en el puesto de trabajo del policía, en unas dependencias municipales, según confirmó este periódico.

Para evitar que tuviera que salir esposado de su lugar de trabajo, varios compañeros le avisaron de que había un grupo de policías esperándole para proceder a su detención. Así, el escolta salió de la sede municipal por su propio pie y ya en la calle fue apresado. Tanto los escoltas como algunos miembros de la corporación local para los que el detenido había trabajado anteriormente se mostraron muy afectados por lo ocurrido.

Según las distintas fuentes consultadas, los hechos por los que ha sido detenido el agente de la Policía Local ocurrieron hace "tres o cuatro años" en la localidad sevillana de Gelves, pero ha sido ahora cuando la menor se lo ha contado a la familia y han decidido interponer la correspondiente denuncia ante la Policía Nacional. 

Los hechos que se imputan al escolta detenido en principio son unos abusos sexuales a una menor de edad, un cargo que el Código Penal castiga con penas de entre uno y 12 años, en función de las circunstancias en las que se haya cometido el delito, de la edad de la víctima y de si el autor de los hechos se valió o no de una posición de superioridad, entre otros factores. Por el momento no han trascendido los hechos por los que se produjo el arresto y los contenidos de la denuncia formulada contra él por la víctima o los familiares de ésta. Los hechos que se le imputan consistirían en unos presuntos tocamientos a la niña, de la que el agente detenido es vecino. Estos tocamientos se habrían realizado en el domicilio del policía. Al habérsele impuesto una orden de alejamiento, el escolta tendrá que cambiar de residencia, ya que el domicilio de la víctima se encuentra una distancia inferior a la que marca la medida cautelar.

El escolta es miembro de la Policía Local de Sevilla. El Consistorio no ha emprendido todavía ninguna medida disciplinaria contra este agente, algo que sí ha hecho en otros casos de policías que están siendo investigados judicialmente en las últimas semanas por otros motivos.

De hecho, la Jefatura de la Policía Local ni siquiera esperó que fueran citados a declarar como imputados cuatro agentes del Grupo Giralda, a los que suspendió de empleo y sueldo por su presunta participación en un fraude en el cobro de las dietas por asistencia a juicios.

Los hechos están siendo investigados por el Grupo de Menores (Grume) del Cuerpo Nacional de Policía, según ha informado un portavoz policial. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios