Los interrogatorios a los agentes se centran en su patrimonio y la desaparición de una raqueta de paddel

Los agentes de Asuntos Internos que investigan posibles irregularidades en la Unidad contra la Delincuencia Y el Crimen Organizado (Udyco) Costa del Sol, y que han detenido a cuatro de sus responsables, centran sus pesquisas en el inspector jefe de la comisaría de Marbella, por la realización de forma poco ortodoxa de un único registro y la desaparición de una raqueta de paddel e indagaron en el patrimonio de los arrestados por si se había producido un enriquecimiento desmedido.

Según ha podido saber Málaga hoy de fuentes cercanas al caso, los cargos de los que se acusa a los cuatro agentes de la escala ejecutiva –apropiación indebida de objetos en los registros, revelación de secreto y malversación de fondos- están relacionados con una operación contra un grupo mafioso, al parecer formado por ciudadanos holandeses, vinculado al tráfico de drogas. Durante la operación que desarrolló la Udyco para desarticularlo, se realizó una entrada y registro en una vivienda que ha sido calificado como poco ortodoxo. En él participaron los cuatro mandos, pero se da la circunstancia de que uno de ellos llegó tarde al sufrir una avería en el coche cuando se dirigía hasta el domicilio, situado en Fuengirola.

Las pesquisas se centran en esta intervención, por lo que las fuentes consultadas manifestaron que difícilmente se podría hablar de un grupo organizado. Además, negaron cualquier relación con tramas de prostitución e insistieron en que no se les preguntó por esta circunstancia.

Las citadas fuentes explicaron que durante los interrogatorios que los agentes de Asuntos Internos llevaron a cabo el miércoles y el jueves éstos se centraron en las actividades del inspector jefe de la comisaría de Marbella, C.F., y preguntaron por la desaparición en este registro de una raqueta de paddel. “En ningún momento se habló de quedarse con joyas, dinero o cualquier otro objeto de valor”, manifestaron.

Las fuentes consultadas señalaron que han hecho indagaciones en el patrimonio de los policías para comprobar si se ha producido un enriquecimiento desmedido. El jefe de la Sección de Crimen Organizado, A.M., fue interrogado por la posesión de una vivienda que compró en Burgos, que fue de sus padres y que en la actualidad tiene en venta al no poder afrontar la reforma de la misma.

Los cuatro agentes abogaron por su inocencia y descartaron su implicación en los hechos delictivos que les imputan.

Éstos llegaron a las 7.20 de hoy a Marbella para prestar declaración ante el juez auxiliar del juzgado de Instrucción número 5 de Marbella. Junto a ellos llegaron una intérprete policial y un médico de una clínica marbellí, también imputados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios