marianela olmedo. madre y mujer de las víctimas del doble crimen de almonte

"El día que mató a mi marido y a mi hija me mató a mí"

  • La ex pareja del acusado, Francisco Javier Medina, habla de su relación y del dominio que ejerció sobre ella hasta convertirla en una "mujer sumisa"

Marianela Olmedo con su marido, Miguel Ángel Domínguez. Marianela Olmedo con su marido, Miguel Ángel Domínguez.

Marianela Olmedo con su marido, Miguel Ángel Domínguez. / h. I.

Marianela Olmedo es la viva imagen del desgarro. Esposa de Miguel Ángel Domínguez, madre de María -las dos víctimas del doble crimen de Almonte ocurrido en abril de 2013- y ex pareja del único acusado, Francisco Javier Medina, se atreve a hablar por primera vez en cuatro años y medio.

-¿Cuándo empezó a deteriorarse su matrimonio?

[Francisco Javier Medina] es machista a más no poder. Tenía a su madre hecha una esclava"A mi hija no sabía que la odiaba tanto, hasta que me enteré de las puñaladas que le han dado"

-Mi relación con Migue era una relación de muchos años que se fue enfriando. Y llegó este hombre y... Me decía cosas que Miguel Ángel no me decía ya. Que si era la mujer más guapa que había.

-¿Cuándo empezó su relación con Francisco Javier Medina?

-En 2010. La primera vez que me dio un beso me sentí mal. Siempre he tenido ese sentimiento de culpa.

-¿Lo vio alguna vez en actitud violenta?

-Conmigo, de pegarme, no. Sí con mi suegro. Lo zamarreó, con mucho odio. Y después de lo que le formó en el bar al pobre hombre, se sentó tan tranquilo a tomarse una tostada con un zumo, como si no hubiera pasado nada.

-Usted declaró en el juicio que la controlaba.

-La primera pelea de celos que tuve con él fue porque Sergio, el padrino de mi hija, entraba en mi casa. Cogió mi móvil un día y me borró el teléfono de mi compadre. Me controlaba todas las llamadas, los mensajes. Me preguntaba constantemente dónde estaba, con quién, qué hacía. Mi vida se acabó, se limitaba sólo a él. Incluso venía muy poco a casa de mi madre. No podía salir con mi marido a ningún lado. Siempre me decía "¿ves esta línea que te marco por aquí? Pues mientras que vayas por esta línea irá todo perfecto, en el momento en que te salgas, ya sabes lo que hay". Nunca me salía de la línea. Pasé a ser una mujer sumisa. Llegué a decirle a una amiga que prefería llevar un burka antes que estar sin él. Hoy esa frase me parece horrorosa, pero entonces estaba muy enamorada.

-¿La insultó alguna vez?

-Me decía que era una mierda de tía, que había dejado a una tía redonda por otra que no merecía la pena, que me fuera a chuparla. Un día que volvía de la playa insistió tanto en verme que fui. Yo llevaba un biquini blanco muy bonito y cuando me vio me formó un escándalo tremendo. Me dijo que ese biquini se lo ponían sólo las putas. Lo regalé.

-¿Tenía celos de Miguel Ángel?

-Desde el primer momento en que empezamos. No quería que durmiera con él. Ni que le hiciera de comer o le planchara la ropa. No quería que le hablara en el trabajo. Hablaba a escondidas a mi marido.

-¿Qué le enamoró de Medina?

-Nunca lo he sabido, sinceramente. No le encontraba nada positivo. Físicamente sí me atraía, pero no le encontraba ninguna cualidad buena. Es machista a más no poder. Tenía a su madre hecha una esclava. Pero cuando yo veía que me rondaba, su sonrisa... Que me sonriera y no me insultara me hacía pensar que iba a cambiar. Me manipulaba.

-En el supuesto de que Medina fuera el autor de los hechos y de que el móvil fueran los celos, ¿cómo explica que el crimen se produjera después de que usted se hubiera separado de facto de Miguel Ángel?

-Él siempre ha sabido o ha pensado que yo volvería con mi marido, porque él me hacía una mujer tremendamente infeliz.

-¿Lo cree capaz de ejecutar un crimen de tal envergadura?

-Era una persona agresiva, temperamental, celosa, pero hacer lo que parece que ha hecho, a mí es que no me entraba en la cabeza. Pero como hay unas pruebas clarísimas... Blanco y en botella, leche.

-¿Le costó encajar que su novio fuera detenido?

-Muchísimo. No me lo podía creer. Yo tenía un mal presentimiento. Presentí que era una persona muy allegada, pero jamás pensé que fuera él. El día que mató a mi hija y a mi marido me mató a mí. No he vuelto a vivir. Pienso que es culpable.

-¿Por qué cree que fue a por ellos?

-Fue a hacer daño. Los odiaba. A mi hija no sabía que la odiaba tanto hasta que me enteré de las puñaladas que le han dado. No fue un daño colateral. Él sabía que mi hija estaba allí. Desde el minuto uno. Yo se lo contaba a él todo. Sabía que mi niña estaba allí, lo sabía. Fue a por los dos.

-¿Qué espera del juicio?

-Que se haga justicia.

-¿Ha pensado en que a Medina lo declaren no culpable ?

-Ufff. No. Yo viviría para que a él lo metieran en la cárcel. Luchar por mi hija y por Migue es lo que me quedaría en la vida que hacer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios