El PSOE fuerza a la alcaldesa de Jerez a rebajar el salario a su jefe de gabinete

  • Ni la dirección regional del partido ni su equipo de gobierno compartían el aumento · Pilar Sánchez anuncia la congelación de los sueldos de los concejales, asesores y otros cargos municipales

El PSOE obligó ayer a la alcaldesa de Jerez, Pilar Sánchez, a rebajar el sueldo del jefe de gabinete de Alcaldía, Juan Carlos Jiménez, a la vista de la gran polémica generada tras las denuncias de la oposición. La regidora socialista dio marcha atrás para dejar a Jiménez sin aumento -pasó de cobrar 55.000 a 68.000 euros brutos anuales- al tiempo que anunció un paquete de medidas para congelar las nóminas más altas del Ayuntamiento, a la vista de la presión a la que se vio sometida incluso por su equipo de gobierno.

La decisión que adoptó la alcaldesa el pasado mes de abril fue duramente criticada por la oposición, aunque lo que le ha hecho cambiar de opinión ha sido que ni la dirección regional de su partido ni gran parte de su equipo de gobierno la compartían. Según fuentes socialistas al más alto nivel, el rechazo a esta subida salarial fue porque "no se enmarcó en un acuerdo general con todos los cargos de confianza", entre otras razones.

De entrada, el propio secretario de Organización del PSOE-A, Luis Pizarro, hizo ver a la ejecutiva provincial el pasado fin de semana que el incremento de sueldo de Jiménez no llegaba en el mejor momento y que chocaba de plano con las directrices marcadas por las ejecutivas federal y regional para afrontar la crisis económica. Tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ya han puesto en marcha sendos paquetes de medidas tendentes a la contención del gasto de personal.

También desde el propio Gobierno andaluz, el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, habló el martes por la tarde con la alcaldesa. Y desde el provincial, por su parte, se sondeó la opinión de los concejales jerezanos y pudo comprobar que no estaban de acuerdo en su mayoría con el aumento de salario de Jiménez y con la gestión de la crisis que originó la denuncia de la oposición, sobre todo, porque muchos no entendían la necesidad de poner en la picota a todos los altos cargos del Ayuntamiento.

Así se lo iban a hacer ver ayer a Sánchez. Pero no hizo falta porque la alcaldesa, a sabiendas de lo que opinaba su partido, se presentó en la reunión con su grupo anunciando que Jiménez había solicitado la renuncia al aumento de sueldo por propia iniciativa. Algo que no impidió que varios concejales de su grupo le expusieron su desacuerdo.

En cuanto a las razones de esta decisión, según explicó en una rueda de prensa posterior, fue el "expreso deseo de Juan Carlos Jiménez, que retornará al nivel que mantenía en el pasado mes de marzo -55.000 euros-, ya que nunca quiso ser en ningún caso un instrumento de la oposición para hacer daño". No obstante, criticó que la oposición reduzca "la preocupante situación económica por la que atraviesa el Ayuntamiento de Jerez al sueldo del director del gabinete, que es el 50% de lo que cobraban los anteriores jefes de gabinete y que además está aprobado en un pleno".

Durante su comparecencia, arropada por los cuatro tenientes de Alcalde, la regidora desgranó las principales medidas para afrontar la crisis económica y dar ejemplo desde el gobierno, al tiempo que pidió el apoyo de la oposición en este asunto.

En primer lugar, aprobó la congelación de la totalidad de los sueldos de los miembros de la Corporación hasta la finalización de la crisis. Una congelación que afectará también a todos los que cuenten con la consideración de funcionarios eventuales de empleo como asesores de este Ayuntamiento. En segundo lugar, acordó también la congelación salarial de la totalidad del cuadro directivo del Ayuntamiento que supere los 60.000 euros de ingresos brutos anuales, y la tercera medida será la reducción del sueldo de las personas que en otra época desempeñaron cargos de responsabilidad que llevaban aparejado un complemento de productividad como consecuencia del desempeño de unas tareas que en la actualidad no se desarrollan.

Estas medidas que, según la alcaldesa, continúan la "línea de austeridad" de los socialistas en la gestión del Ayuntamiento y que complementan los planes de refinanciación y saneamiento, así como otras aprobadas en los plenos de abril y mayo sobre los criterios de valoración del organigrama directivo municipal y del reglamento para su aplicación.

Pese al malestar existente en su propio equipo de gobierno por la polémica, el primer teniente de alcalde, Casto Sánchez, expresó el apoyo de todo el Gobierno local a las medidas que ha anunciado la alcaldesa. "Pilar Sánchez, la alcaldesa de Jerez, cuenta con el absoluto respaldo de la totalidad del Gobierno, del Grupo Municipal Socialista y del PSOE-A de Jerez", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios