Griñán acusa al PP de "envilecer" la campaña con alguna "complicidad"

  • El candidato del PSOE censura que los populares usen "cintas manipuladas" por el "miedo" a una cuarta derrota de Arenas · Propone en el programa electoral un bono empleo para ayudar en la contratación

Comentarios 1

Al igual que el vaticinio general, el presidente de la Junta de Andalucía y candidato del PSOE, José Antonio Griñán, también comparte que el caso de los ERE fraudulentos marcará la campaña que arranca el próximo viernes. Griñán dejó ayer un mensaje a los suyos en los minutos finales de la presentación del programa electoral del PSOE andaluz para el 25 de marzo: "El PP está envileciendo la campaña, y lo hace por el miedo a perder por cuarta vez, con algunas complicidades, por cierto, incluso utilizando cintas manipuladas. Pero no os arruguéis". El candidato socialista arengó a los dirigentes del comité director que una hora antes se reunieron en una sala contigua, a puerta cerrada y al que finalmente no se permitió el acceso a los gráficos. Griñán, a escasas tres semanas de las elecciones, trató de levantar un búnker ante la cascada de proyectiles en formas de caso de corrupción con los que los socialistas se desayunan casi cada mañana y que ayer consistió en una grabación en la que, supuestamente, la presidenta hasta hace una semana de la sociedad Invercaria, participada por la Junta, presiona a un directivo para que redacte informes con fechas y datos falsos sobre ayudas a empresas ya concedidas.

La línea roja trazada por Griñán deja al otro lado del frente al PP, al que acusa de manipulación, pero también a la juez que instruye el caso, Mercedes Alaya, a la que los socialistas, casi siempre de forma indirecta, atribuyen una instrucción del caso cuanto menos curiosa por las coincidencias electorales.

Ningún dirigente socialista niega a estas alturas el enorme daño que está causando a la marca el caso de los ERE, que impacta de lleno en la moral de la tropa cada vez que intentan levantar cabeza. El PSOE se agarra para tomar impulso a la reforma laboral aprobada por el Gobierno y ha hecho del empleo el eje en el que girar su programa de gobierno si los andaluces les brindan la que sería la novena victoria consecutiva desde 1982.

Con un 31% de paro en Andalucía, el PSOE compromete a una agenda para el empleo 12.000 millones de euros para crear puestos de trabajo de manera urgente y cree que los obtendría con recursos propios, fondos europeos y los procedentes de políticas activas. Griñán sumó que si el resto de administraciones (Gobierno central y ayuntamientos, se entiende) aportan una cantidad similar hasta llegar a 35.000 millones, más la inversión privada, podría haber "antes de verano" un importante fondo para crear empleo en Andalucía.

Una de las escasas novedades de un programa electoral "realista", consciente de las limitaciones presupuestarias y la crisis, pero con el que no se "engaña" a nadie según Griñán, sería la creación del bono empleo.

Según describe el programa, esta ayuda se asociaría al trabajador en lugar de a la empresa y se vinculará a su contratación, a la continuidad de su contrato e incluso a su posible movilidad entre empresas y se aplicará al pago de su salario en los términos fijados en el programa. La población diana de estos bonos serían principalmente los jóvenes, en el marco de un plan de empleo juvenil. También para este colectivo, el programa electoral proyecta unos créditos reembolsables a largo plazo para costear másters y otros cursos de formación que se devolverían a partir de que el beneficiario consiguiese su primera renta.

Otras de las medidas del programa, aseguró el PSOE, proceden de expertos, colectivos y asociaciones, a cuyos responsables no se invitó a participar en el escenario, a diferencia del programa de 2008 cuando personas vinculadas a la ciencia, la empresa o las ONG sí dieron la cara. Griñán tuvo palabras para ellos y también, cuando se despedía, para los sindicatos, ante un auditorio de unas 200 personas con profusión de altos cargos.

Además del objetivo de la recuperación de empleo, el PSOE se marca la defensa de las políticas sociales. "Aquí sí somos conservadores, porque queremos conservar lo mucho y lo bueno que hemos hecho", dijo Griñán en referencia a la sanidad. Griñán también se refirió a las críticas de la Real Academia de la Lengua (RAE) al afán de algunos partidos por eliminar el lenguaje sexista: "Entonces hoy la alcaldesa sería la mujer del alcalde y una puta una mujer de vida pública", expresó entre aplausos.

Entre otras medidas, el PSOE recompensará a los bancos que asuman la dación en pago; se incentivará que más del 10% de las empresas tengan más de 50 trabajadores; se propondrá modificar el Código Penal para aumentar las penas por corrupción o creará una plataforma on line para recoger iniciativas ciudadanas ante el Parlamento. Por contra, desaparece del programa la Renta Básica, una suerte de salario social prometida en la última década. El PSOE propone ahora un salario de oportunidad social de un año (ahora es de seis meses) que sustituya al actual, pero condicionada a un proceso de formación e inserción laboral. Desaparece la ley de dependencia autonómica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios