La zaga, un mar de dudas

  • La incorporación al once titular de Spahic, con problemas musculares, es una incógnita y Medel se retira con molestias lumbares. Jesús Navas acelera su puesta a punto con Kanoute y Negredo lo tiene difícil.

Comentarios 1

La defensa del Sevilla no afrontará la siempre complicadísima visita del Barcelona en las mejores condiciones posibles. A las bajas por sanción de Fazio y Coke, dos titulares fijos en el equipo de Míchel, se une la incógnita que, a tres días del partido, se presenta con el estado de Spahic, que viajó a Gijón pero no entró finalmente en la convocatoria por unas molestias en un tobillo. El central bosnio lleva dos días si ejercitarse y su incorporación al grupo dependerá de la evolución de sus problemas musculares y el parte médico ofrecido por el club no despeja esta duda. Este miércoles fue sometido a una resonancia magnética que reveló que sufre "signos leves de inflamacion peritendinosa en el tendón del psoas", según el parte oficial. Además, Medel hubo de retirarse por molestias lumbares, aunque en su caso sí hay confianza de que no se perderá la cita.

De no llegar a un partido de tal envergadura en plenas condiciones físicas Spahic, Escudé sería el único central que empezó la temporada disponible para Míchel. Lo acompañaría en ese caso Cala, en una defensa en el que no existe un relevo natural para Coke, que fue expulsado al ver la segunda amarilla en la trifulca de Gijón, menos aún si el lebrijano debe jugar de central. El elegido para suplir al madrileño sigue siendo Luna. En la intensa sesión de entrenamiento que dirigió ayer Míchel, el lateral zurdo volvió a ubicarse en el flanco derecho. El técnico sevillista confía en su velocidad sobre el inconveniente de tener que jugar a pie cambiado. Sin Spahic, tampoco tiene mucho donde elegir.

El bosnio no está descartado, pero su presencia ante el Barcelona es dudosa, así que el Sevilla podría formar ante el ataque azulgrana con una zaga de circunstancias: Luna, Cala, Escudé y Fernando Navarro, con Deivid como suplente comodín en el banquillo. La situación se agravaría si Medel no mejorase de las molestias lumbares que lo obligaron a retirarse del entrenamiento de ayer para recibir fisioterapia. Su dolencia, no obstante, no reviste gravedad y es más que posible que juegue.

En contraste con este mar de dudas, el ataque sí parece que contará con casi todos sus efectivos, salvo Negredo. Jesús Navas y Kanoute saltaron al campo de entrenamiento después de hacer trabajo de fortalecimiento en el gimnasio y recibir fisioterapia para acelerar su puesta a punto. El palaciego está superando antes de lo esperado el esguince de grado I-II del tobillo derecho. Ayer realizó hizo ejercicios de ataque con balón, al igual que Kanoute: aperturas del franco-malí, avances y centros en carrera para que rematara éste. Hay margen para que ambos estén a punto el sábado a las ocho. De hecho, el parte oficial refiere que Jesús Navas ha dado "un paso importante", y de Kanoute dice que continúa aumentando la carga de trabajo y entre hoy y mañana se incorporará al grupo. Su concurso está asegurado.

No es el mismo caso que Negredo, quien mantiene una buena evolución de su rotura fibrilar, tal y como señaló la resonancia a la que se sometió ayer. Sin embargo, aún es pronto para que pueda competir. Hay que recordar que se lesionó en Mestalla el 26 de febrero y está en su tercera semana de rehabilitación, cuando el plazo fijiado para su vuelta fue de cuatro semanas. Sus enormes ganas no pueden con la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios