Míchel: "No hay cintura para fallar"

  • El técnico descarta que la cita sea una final, pero advierte que sí hay obligación de ganar. Vuelve a señalar a la plantilla.

Míchel afronta con mucha naturalidad cada cuestión que los periodistas le hacen sobre lo que se juega el Sevilla en esta doble cita como visitante. El club se juega la temporada y muchas cuestiones económicas, mientras el entrenador hace todo lo posible por mentalizar a sus jugadores, que al final son los que tienen que conseguir los puntos sobre el césped.

"No es tanto una final, pero sí debemos tener la conciencia de que existe la necesidad de sumar. No hay cintura para fallar, no hay margen de error", comentaba el preparador madrileño, que reconoció que esperaba haber sumado más de esos siete puntos en seis partidos desde su llegada: "Las cuentas no eran ésas, sabíamos de la dificultad del calendario, pero ahora lo que buscamos es que en los 11 partidos que quedan, junto con lo de esos seis tengamos esos puntos que pongan al Sevilla arriba, donde se merece".

Míchel tiene asumido que las prisas son compañeras de viaje del Sevilla a Santander. "Queremos un resultado que nos comprometa de cara al futuro y no que nos aparte", afirma, y no cree que haya falta de compromiso en la plantilla. "No creo que falte actitud ni competitividad. Si no, no se habría notado en el cambio de entrenador. Es verdad que no tenemos continuidad. Tenemos que corregir que casi siempre vamos por detrás en el marcador, vamos a contracorriente. ¿Que si falla el conjunto? Yo se lo digo a ellos. Uno puede meter un gol, pero once ganan partidos y campeonatos. Ante el Barça el resultado fue el mismo en la primera parte que en la segunda, pero las sensaciones eran distintas. Claro que es una asignatura y una cuestión a mejorar", puntualizó.

Individualizó en Reyes y en lo que se espera de él. "A sus 28 años, no puede estar esperando que el entrenador tire de él. Le digo todo lo que tengo que decirle, pero lo que creo es que él no se da la importancia de lo que es en este club. Ya ha llegado el momento en que no podemos esperar. El que espere se puede quedar rezagado y el entrenador va a tomar decisiones", afirmó rotundo.

Míchel prefiere no hacer cuentas con "calculadoras que no valen" de lo que debe sumar el Sevilla en los próximos partidos. Sólo piensa en que el Sevilla demuestre la calidad que tiene. "Esa calidad siempre se nos ha dado mejor sacarla contra equipos que están por delante", refiriéndose a la situación del Racing, similar a la del Sporting. Por último, se refirió al Sevilla-Mallorca en Lunes Santo. "Se podía haber tenido un poquito de tacto", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios