Míchel, con el capote de la ironía

  • El técnico minimiza las críticas de Del Nido y ve la cita más crucial para el Sevilla · "El Madrid tiene la Liga ganada", arguye

"A mí me han dado tirones de orejas, capones y hasta pellizcos de monja". Con esta frase quiso Míchel minimizar el revuelo que causaron las críticas que José María del Nido realizó hacia el rendimiento de los jugadores, algo que ve normal el técnico sevillista. Fue lo primero que tuvo que afrontar el madrileño en una amplia comparecencia en la que sacó el capote de la ironía para darle un tono de humor y frescura a un partido que calificó como más importante para el Sevilla. ¿Por qué? "El Madrid ya tiene la Liga ganada", se justificó.

"El presidente es exigente y quiere que ninguno estemos despistados porque nos jugamos mucho en las jornadas que quedan -argumentó-. No lo consideraría un palo, sino más bien un tirón de orejas, como los que les damos a nuestros hijos cuando no van las cosas bien. Son chavales y muchas veces andan despistados y está bien que sepamos dónde estamos". Insistiendo en la idea, justificó el toque de atención: "Dada la capacidad de estos jugadores, hay que pedirles, lo mismo que ellos le piden al club y el club se lo da".

Zanjado el asunto, centró su comparecencia en la trascendencia del partido. "Son tres puntos más importantes para nosotros que para el Barça. Ellos tienen que ir a remolque de un equipo para conseguir el título de Liga y nuestra distancia con Europa es menor y hay muchos equipos con opciones". ¿Son tres puntos de oro? "Son tres puntos... de sutura", dijo en otro giro irónico para solaz de la concurrencia.

Después centró más el partido en el contexto general: "El Barcelona sabe que tendrá aquí un partido incómodo, que siempre que ha jugado a Nervión no ha sido nada fácil para ellos. Es más acuciante la necesidad que tenemos nosotros de puntos. Y también sería bueno que mis jugadores le quitaran la razón al presidente con su tirón de orejas". Motivación pura.

Pese a esta frase, Míchel entiende que, ante el Barcelona, "cuesta menos motivar a los jugadores y al ambiente, pero eso también conlleva riesgos". Y se mostró optimista sobre la opción de ganarle al Barça: "Tampoco el año pasado parecía que podía y empató y este año repite el 80 por ciento del equipo. Hay argumentos. Tendremos de nuestro lado un ambiente favorable, eso sí, porque esta afición siempre está, al margen de los resultados, mostrando un apoyo incondicional", aseguró en otro guiño de motivación a la hinchada.

Otro aspecto que tocó fue la forma en que hay que jugarle a este superequipo: robarle el balón y poseerlo: "Y como no lo hagamos vamos a tener menos posibilidades de ganar. En mi etapa de entrenador, siempre que me he enfrentado a ellos, he querido tener el balón, con porcentajes globales de posesión del 40%. Es nuestra idea, quitarles el balón y tenerlo. Y tenemos argumentos para ello".

Tras los aspectos generales, los particulares. Luna, lateral derecho: "Ha entrenado bien ahí, está capacitado y es uno de los jugadores que a uno le gusta tener en su plantilla, siempre con buena cara, con un gran corazón, sevillista… Y cualquier carencia que tenga la va a suplir con esa condición de sevillista. ¿Y Kanoute? Tiene muchísima importancia, dada su calidad. En el buen sentido, te condiciona la alineación y la forma de jugar. Es importantísimo que esté bien porque eso hará que el equipo esté mejor, da mucha estabilidad". En cuanto a Negredo y Spahic, con más posibilidades para el primero, su respuesta fue incierta: "Si están en la lista, es porque creemos que pueden participar, pero sin forzar". "Un jugador puede ser importante jugando los 90 minutos, 70 o sólo los últimos minutos", matizó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios