La promesa de convertir a Córdoba en el eje de Andalucía

  • El contrato del PSOE pasa por mejorar las comunicaciones con trenes y autovías

Las promesas electorales son contratos con la ciudadanía. No están firmadas por nadie, algunas se imprimen en el negro sobre blanco de los programas electorales, pero si no se cumplen hay sanciones previstas: la desaprobación ciudadana en forma de votos de castigo. La provincia de Córdoba habló el domingo y dijo una cosa clara: quiere que el PSOE conduzca su futuro en los próximos años, tanto en el Gobierno central como en la Junta de Andalucía. Los socialistas hablaron antes y prometieron convertir a la provincia en la puerta de entrada a Andalucía, en el eje de las comunicaciones del Sur de España. Es su reto y habrá que esperar cuatro años para evaluar si lo han cumplido, se han acercado o estas palabras se han convertido en aire y se las ha llevado el viento.

Autovías Un reto pendiente y cuatro futuros

La construcción de la Autovía de Málaga (A-45) fue el gran caballo de batalla electoral del PSOE en 2004 y también ha sido su gran lunar: la realidad es que en estos cuatro años las obras no han concluido. Sólo faltan 15 kilómetros, pero ese pequeño tramo -y esa gran obra en el puente de Benamejí- ha quedado como el gran reto pendiente en materia de infraestructuras en Córdoba.

Sin embargo, en esta campaña el PSOE ha dibujado cuatro autovías para la provincia de Córdoba, siempre con la machacona promesa de convertirla en eje de las comunicaciones andaluzas. La carretera más importante, la más aplaudida y la que más titulares se ha llevado ha sido incluso bautizada en plena precampaña electoral. La A-81 será la autovía que jubile a la N-432, los 400 kilómetros de carretera nacional que unen a Badajoz con Granada y que surcan de Noroeste a Sureste la provincia de Córdoba. El compromiso del PSOE es iniciar su construcción durante esta legislatura. Lo tiene fácil. El estudio informativo ya está listo y el proyecto ya sólo tiene que superar los trámites medioambientales.

El PSOE ha dibujado una tercera autovía en Córdoba, un proyecto que ya está en obras en algunos puntos. La Autovía del Olivar es una iniciativa de la Junta de Andalucía para unir a Estepa con Úbeda, al centro de Andalucía con el Levante español, y es un proyecto que surca la provincia de Córdoba por el Sur. El tramo entre Lucena y Cabra ya está en obras y el resto del trazado que afecta a la provincia está en marcha. En plena precampaña -e incluso durante la campaña- la Junta licitó proyectos y estudios informativos entre Puente Genil, Lucena, Cabra, Doña Mencía y Luque. Por tanto, en 2012 todos estos municipios deberían estar unidos por autovía.

Pero existe un tercer proyecto del que se ha hablado menos que poco: la autovía a Jaén a través de El Carpio. Este proyecto -desempolvado del cajón de pendientes de la Consejería de Obras Públicas- no está dibujado y responde a la intención de unir a Córdoba con todas las capitales de provincia de Andalucía a través de una carretera de alta capacidad.

Y por último, el PSOE se enfrenta a su gran patata caliente en materia de autovías: la autopista a Toledo. Esta carretera ya la previó el PP, que incluso llegó a aprobar su estudio informativo. Pero el Ministerio de Medio Ambiente lo tumbó y el PSOE optó por convertir en autovía la N-502 desde Espiel hasta Almadén. Sin embargo, han pasado dos años y este proyecto sigue olvidado.

Ferrocarril el tren ha de parar en el norte

Tiene que ser la primera iniciativa que tome el Gobierno andaluz hacia Córdoba: el tren de alta velocidad ha de parar en Los Pedroches. Fue la gran promesa de los socialistas, sobre la bocina de una campaña electoral que llegaba a su fin. Y fue también la promesa que salvó al PSOE de perder sus inmensos apoyos en la comarca.

El número tres del PSOE andaluz, Rafael Velasco, se plantó en Pozoblanco para comunicar a sus alcaldes que la primera iniciativa que aprobaría el Parlamento sería instar al Gobierno a que el tren pare en Villanueva de Córdoba. En Madrid ha ganado el PSOE, por tanto la parada tiene que ser una realidad en esta legislatura.

Pero Velasco no se quedó ahí: la Junta recuperará el ferrocarril a Almorchón, que saldrá desde la propia ciudad de Córdoba para subir hasta Espiel, Belmez y Peñarroya-Pueblonuevo. Este trazado tendrá un ramal, que atravesará Los Pedroches. El objetivo de este proyecto es alternar el tráfico de pasajeros con el de mercancías. El primer paso ya está dado. La Junta ha licitado el estudio informativo del proyecto.

agua Las últimas presas del Guadalquivir

Dentro de cuatro años, y siempre que llueva lo suficiente, cambio climático mediante, el abastecimiento de agua en Córdoba, tanto el humano como el industrial y el agrícola, tiene que estar más que garantizado. El compromiso del PSOE, tanto en el Gobierno como en la Junta, está en acabar lo empezado: la presa de La Breña II, el pantano de El Arenoso y las demandadas tuberías de La Colada a Sierra Boyera.

Las obras de La Breña II estarán acabadas en 2009. A partir de entonces, el pantano se tendrá que llenar y el Ministerio de Medio Ambiente tendrá que construir la faraónica estación de bombeo que tiene que controlar las crecidas del Guadalquivir. En 2012, de La Breña II saldrá agua suficiente como para regar toda la Vega cordobesa y sevillana.

Antes de cuatro años, el Arenoso también tiene que comenzar a regular la cuenca y, sobre todo, todos los vecinos de la zona Norte de Córdoba deberán estar bebiendo agua de La Colada. Para ello, la Junta debe cumplir y acabar de una vez por todas su red secundaria.

Pero además están las depuradoras. En esta legislatura, el Gobierno andaluz se ha comprometido a acabar las obras de todos los municipios de Córdoba que superen los 2.000 habitantes. Y no sólo esto. A través de un plan regional, el compromiso pasa por conseguir que el agua depurada se aproveche, ya sea para regadío, para mantener el caudal ecológico de ríos y arroyos o para favorecer su uso industrial.

En materia de regadíos, el objetivo es modernizar las comunidades de regantes que aún mantienen sistemas del siglo pasado, y transformar las antiguas acequias en modernas tuberías para que no se pierda ni una gota de agua. El cambio climático amenaza.

sanidad nuevos centros en Palma y lucena

La sanidad siempre puede, y debe, estar mejor. Y en Córdoba puede estar muchísimo mejor. Con la vista puesta en acercar los médicos a los pacientes, y no los pacientes a los médicos, la Junta tiene que acabar el Centro Hospitalario de Alta Resolución (Chare) de Peñarroya-Pueblonuevo.

Pero la promesa de mejores sanitarias no se queda aquí. Por sorpresa, el propio Manuel Chaves anunció otro Chare en Palma del Río y una inversión millonaria para su construcción, equipamiento y contratación de médicos. Además, se ha dejado la puerta abierta a futuros hospitales de alta resolución en otros puntos de la provincia.

Por otra parte, la Consejería de Sanidad arrastra un reto pendiente para la próxima legislatura: acabar la reforma del hospital comarcal de Cabra, el más antiguo de la provincia y por tanto el más necesitado de un profundo arreglo. Además, está el caso de Lucena, donde su población se manifestó para pedir un hospital. Antes de esto, Chaves prometió un centro sociosanitario, una especie de delegación hospitalaria de grandes dimensiones.

Energía El reto del cambio climático

Aquí está el tajo de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa: que Córdoba deje de depender de una energía que no produce, y que la que genera deje de ser contaminante. Este proceso pasa por la iniciada reforma de la central térmica de Puente Nuevo, en pleno corazón del Valle del Guadiato y que cuenta con ayuda pública. Hasta ahora, esta central quema carbón y emite demasiado CO2 a la atmósfera. A partir de esta legislatura, debe centrarse en la energía renovable.

Esta Consejería también tiene un reto pendiente, del que por el momento sólo hay proyectos y planos sobre su mesa: potenciar la construcción de plantas fotovoltaicas y eólicas. De las primeras, ya cuenta con el impulso de varios promotores en la comarca del Guadiato y en la Vega del Guadalquivir. De la energía eólica, sigue coleando un proyecto para instalar aerogeneradores en Los Pedroches y el Guadiato. Pero esta iniciativa tiene un problema: su impacto ambiental y sobre todo el rechazo ciudadano con el que se ha topado.

El mismo rechazo que originó en su día el centro de almacenamiento de residuos de El Cabril y que hoy es adalid de la seguridad radioactiva. Pues bien, el Gobierno tiene que decidir esta legislatura dónde instalar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos de alta actividad. Córdoba tiene muchas papeletas para acogerlo.

Cultura Palacios y castillos

En plena campaña electoral, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, propuso ubicar una sede diplomática en el Palacio Ducal de Fernán Núñez. Para conseguirlo, es necesario que antes la Junta arregle un inmueble que corre peligro de caerse al suelo. Moratinos se comprometió a tratar el tema de la restauración con el propio presidente de la Junta de Andalucía. Los próximos meses serán vitales para conocer si aquello fue una realidad o el sueño de una mañana de marzo.

Antes de que el Castillo de Belalcázar se derrumbara y acabara convertido en una pila de escombros vergonzosos, la Junta de Andalucía compró la antigua fortaleza de los Sotomayor. Pero ahora tiene un nuevo reto por delante, conseguir restaurarlo y poder ponerlo en valor para rescatar una de las grandes joyas de la arquitectura de la zona Norte de la provincia de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios