Mucho debate, pero sin cara a cara

  • Las formaciones han celebrado más de medio centenar de confrontaciones en la provincia

A pesar de la impresión que pueda dar, la realidad es que la campaña electoral que acaba de culminar ha estado marcada por un buen número de debates entre las principales formaciones políticas. Sin embargo, la incidencia del más de medio centenar de sesiones de discusión que se han celebrado en diferentes puntos de la provincia, según los datos aportados por el Partido Popular a este periódico, ha quedado deslucida por la imposibilidad final a que tuviese lugar el esperado y ansiado cara a cara entre las cabezas de cartel de PSOE y PP al Congreso de los Diputados, Magdalena Álvarez y Celia Villalobos, respectivamente.

Las negociaciones mantenidas desde que casi el inicio de la campaña por los representantes de ambas formaciones quedaron finalmente en agua de borrajas, impidiendo a los malagueños disponer de su particular Zapatero-Rajoy. Y a pesar de la anulación del envite entre ambas candidatas, lo cierto es que este asunto ha protagonizado los momentos de mayor tensión y crispación entre los dos partidos. Hasta el punto de que, si bien no formalmente, la confrontación entre Villalobos y Álvarez sí tuvo lugar. Lo hizo más allá del plató de televisión o del escenario planificado en la Universidad de Málaga. Y durante toda la campaña. Porque estas dos semanas se han convertido en buena medida en un permanente cara a cara entre ambas políticas, ya que ninguna de ellas ha desaprovechado la más mínima oportunidad para hacer mención a su adversaria, en la inmensa mayoría de las ocasiones con ataques y calificativos personales.

El cierre de las conversaciones entre PSOE y PP sobre el careo de Villalobos y Álvarez acabó por afectar incluso a las dos cabezas de cartel al Parlamento andaluz, Rosa Torres y Esperanza Oña, que si bien han participado en varios debates a cuatro, no confrontaron sus ideas cara a cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios