El PNV votará la investidura de Zapatero sólo si acepta negociar el Plan Ibarretxe

  • El Gobierno vasco amenaza con mantener sus planes secesionistas contra viento y marea "si no hay diálogo"

Más allá de la buena sintonía o de las "excelentes relaciones", según las calificó ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que puedan tener PSOE y PNV, la clave para que los seis diputados de la formación nacionalista den su apoyo a José Luis Rodríguez Zapatero es solo una: el remozado Plan Ibarretxe. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, dejó bien claro que, a pesar de perder votos en la última cita electoral, seguirán adelante con el plan soberanista del lehendakari y dejó entrever que su apoyo dependerá de la "voluntad política" que el líder socialista demuestre en este sentido. Más clara fue la portavoz del tripartito vasco, Miren Azkarate, que advirtió que si Zapatero "se niega al diálogo", Ibarretxe mantendrá su hoja de ruta y la Cámara vasca decidirá si convoca elecciones anticipadas en Euskadi o si celebra una consulta.

El líder del PNV se negó a vincular los resultados del 9-M, donde la formación jetzale perdió más de 100.000 votos y dejó de ser la primera fuerza política en Euskadi en favor del PSE, con la propuesta soberanista que Ibarretxe presentó en septiembre del año pasado. Urkullu quiso dejar claro que "ese proyecto político" se llevará adelante porque "es propio del PNV y compartido con otras formaciones políticas", sus socios en el tripartito EA y EB.

En su análisis, Urkullu señaló que "el PSOE donde gana escaños es en Cataluña y Euskadi, no en el conjunto del Estado". En el caso vasco este ascenso se explica, a su juicio, por "fenómenos coyunturales" como "el asesinato de Isaías Carrasco" a manos de ETA o algunos "malos ejemplos" y "dificultades de explicación" del PNV. "Pero hay un fenómeno que yo entendía que podía ser coyuntural y, sin embargo, creo que es estructural y es el bipartidismo y el fenómeno mediático" que lo alienta, admitió Urkullu quien ofreció más detalles sobre su conversación con Zapatero la noche electoral. Una breve charla en la que le comunicó que "se abre una oportunidad histórica para cerrar satisfactoriamente un problema político".

Y en esta empresa, insistió Urkullu, el plan soberanista será defendido como herramienta útil para dejar de perder el tiempo hablando "de términos vacuos como pueden ser el Estatuto de Autonomía de Guernica, el cumplimiento de la legalidad o el ordenamiento jurídico" y sentarse ha hablar de un "autogobierno reconocido a la comunidad autónoma Vasca adecuado al siglo XXI".

Por si acaso, el diputado electo del PSOE por Madrid y portavoz del grupo socialista la pasada legislatura, Diego López Garrido, advirtió al PNV que su partido "está en contra" del referéndum porque es "inconstitucional" y agregó que "no se va a producir porque los ciudadanos en estas elecciones le han dicho al PNV que no están por la labor".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios