Chaves llama "ruina" al PP y pide que se vote a quien "nos respeta"

  • El dirigente andaluz y Zapatero dan un mitin en Córdoba en el que el candidato a La Moncloa dice que, "por dignidad", ningún andaluz puede votar a la derecha

Comentarios 10

Ni asesores, ni jefes de gabinete, ni responsables de prensa. Tuvo que ser una mujer presente ayer en el mitin de Córdoba, en el que intervino José Luis Rodríguez Zapatero, quien le diera a Manuel Chaves la frase para rematar su crítica al PP. "Son una ruina para Andalucía", le gritó la espontánea desde las gradas. "Eso señora, una ruina", le contestó el candidato del PSOE a la presidencia de la Junta. Por ello y porque "la derecha se dedica a meter miedo, a decir que todo es negro en nuestra tierra y que los socialistas somos muy malos", Chaves pidió que el domingo se revienten las urnas con una participación masiva "que les deje otros cuatro años en la oposición y que les dé una lección de democracia y de libertad".

El auditorio estaba entregado. El polideportivo Valdeolleros acogió a unas 4.000 personas con ganas de "caña", y eso que era un acto con mayores, un público que, en principio, podría pensarse menos encendido. Pero no. Hasta hubo gritos de ¡guapo¡ al dirigente andaluz. "Ya no me lo creo", respondió el piropeado. De lo que sí se mostró convencido Chaves fue de que las personas de más edad "saben en qué situación dejó la derecha a Andalucía" y, por eso, pidió que voten "con fuerza para que en España "haya un gobierno que nos respete, como nos respeta Zapatero".

Memoria y sentimiento. Ambas cosas evocó el candidato socialista cuando, como ya hiciera en el mitin de Dos Hermanas, aplaudió el trabajo de "nuestros abuelos y de nuestros padres" porque, aseguró, Andalucía es hoy una tierra de oportunidades gracias a todos ellos. El polideportivo se caía abajo en aplausos. Casi todos tenían hijos y nietos. Para ellos, Chaves llevaba bien aprendidas las promesas electorales: chequeo médico y dentista gratuitos, bonificaciones en las plazas residenciales o beneficios para el acceso a la vivienda.

Cuando Zapatero se subió al estrado, el público ya se había venido arriba, pero el ambiente se calentó aún más cuando una Concha Velasco entregada al proyecto socialista resaltó que el presidente "tampoco nos fallará ahora". La actriz presentó el acto, al que asistieron Miguel Ángel Moratinos, Carmen Calvo, Pedro Zerolo, José Antonio Griñán o Rafael Velasco, entre otros, y bromeó diciendo que "estoy aquí por ser mayor". "Canta la chica ye-yé", le pidieron. No lo hizo, porque ahora en los mítines del PSOE se entona o Defender la alegría o Que el tiempo no te cambie. El candidato a La Moncloa indicó que, "por dignidad", ningún andaluz puede votar al PP, porque tiene unos dirigentes que, "por hacerme daño a mí o a Chaves, pierden el sentido de la realidad". Frente a esta actitud, Zapatero aseguró que "mientras yo sea presidente, Andalucía será la primera", un compromiso que, a su juicio, se basa en una necesidad. Esta tierra, dijo, "ha sufrido tanto olvido, tanta explotación y tanta hambre -esta alusión fue aportada a gritos por otro espontáneo-, que es a la que más se le debe". A su juicio, eso está garantizado con un gobierno socialista.

Zapatero se dio ayer en Córdoba. De hecho es uno de los mítines en los que más alusiones ha hecho a la ciudad en la que se encontraba. No es casual. Desde Ferraz ven factible el cuarto diputado al Congreso por la provincia, algo en lo que no confían del todo en Andalucía. Esa expectativa le ha hecho cambiar la agenda e incluir al final un acto en la ciudad, donde ayer evitó referirse al asunto de la Capitalidad y se limitó a decir que, "por su potencial cultural, Córdoba puede aspirar a lo que quiera". Fuentes socialistas apuntaron que a buen entendedor pocas palabras bastan. La idea era no ahondar en el conflicto con Málaga, donde, además, Zapatero da hoy un mitin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios